13 de septiembre de 2016

La conexión a Internet en América Latina se multiplica en los últimos años

La conexión a Internet en América Latina se multiplica en los últimos años
PIXABAY

MADRID, 13 Sep. (Notimérica) -

La Comisión Económica para América Latina (CEPAL), que se fundó en 1948 con el objetivo de contribuir al desarrollo económico de América Latina, ha dado a conocer un estudio en el que se trata el estado de la banda ancha y los servicios de Internet en los países latinoamericanos y del Caribe.

Por encima de todo, destaca el notable crecimiento de Internet en dichos territorios en un 55 por ciento de sus habitantes el pasado año, un 20 por ciento más que hace seis años. De la misma forma, el acceso a estos servicios a través de los móviles ha aumentado de un 7 a un 58 por ciento.

Sin embargo, a pesar de estos avances, se han testado algunos retrocesos en materia de velocidad y calidad de la señal de Internet, ya que ninguna de las regiones tiene más de un 5 por ciento de sus usuarios con contratos de más de 15Mbps de velocidad, una cifra muy inferior al 50 por ciento de conexiones bajo las mismas características en los países desarrollados.

En este estudio, llamado 'Estado de la banda ancha en América Latina y el Caribe 2016', se hace una diferenciación entre la capacidad de penetración de Internet en estos países y los usos que se llevan a cabo con ella. A pesar de presentar una evolución favorable con un crecimiento medio del 14,1 por ciento anual, más de la mitad de los hogares aun no tiene Internet.

En el período establecido entre el año 2010 y 2015, Nicaragua, Guatemala, El Salvador y Bolivia son los países que han obtenido mayores tasas de crecimiento mientras que otros como Chile, Argentina, México o Perú han caído dos posiciones en el último año desde el inicio del estudio.

Por encima de todo, existen dos factores principales que influyen en la penetración de la red en las casas: la distribución de los ingresos económicos y la localización geográfica de los hogares. Por ejemplo, las zonas urbanas de los países latinoamericanos se han visto más beneficiadas a la hora de utilizar la banda ancha, excepto Uruguay y Costa Rica, que han tenido un mayor repunte en las zonas rurales.

El acceso a Internet desde las zonas rurales fue casi nulo en El Salvador, Perú y Bolivia. Asimismo, los países con mayor brecha social entre las zonas urbanas y rurales fueron Colombia y Brasil, mientras que los cambios fueron menores en Costa Rica, Uruguay y El Salvador.

Otra de las diferencias el informe hace referencia a la Banda Ancha Móvil (BAM) y la Banda Ancha Fija (BAF), siendo la primera la que ha sufrido mayores modificaciones y mantiene más suscriptores que la segunda. Esto se debe a la diversidad de redes y a la existencia de dispositivos móviles más asequibles.

La mayoría de los países han progresado favorablemente durante los cinco años pasado, mientras que Nicaragua (con un 7,2 por ciento), Haití y Guyana (ambas con un 0,2 por ciento) tuvieron una penetración de la banda ancha inferior al 10 por ciento del total.

La conexión a Internet en América Latina también ha estado íntimamente ligada a los ingresos de las familias. Así, mientras que hace seis años se destinaba un 18 por ciento de los ingresos mensuales a la compra de banda ancha, en la actualidad solo se precisa del 2 por ciento del dinero familiar, ya que todos los países han reducido los costes de conexión.

Además, generalmente se han desarrollado distintos planes, paquetes y bolsas de datos con diferentes pecios y capacidades con el objetivo de poder ser adquiridos por cualquier habitante de un país de América Latina. Por tanto, el porcentaje de conexiones 4G en la región se ha duplicado en el segundo trimestre del pasado año y en lo que va del 2016.

ACCESO A INTERNET EN EL MÓVIL EN COSTA RICA

El informe de la CEPAL muestra a Costa Rica como el principal país con mayor incremento de acceso a Internet desde dispositivos móviles, de forma que el número de clientes entre 2010 y 2015 ha superado el 400 por ciento, de la que la BAM progresa en un 688 por ciento frente a la BAF, con un total del 46 por ciento.

Dependiendo de la situación geográfica, las conexiones se acercan a los 200.000 hogares rurales frente a las 700.000 viviendas urbanas. Además, en este país se muestra un especial interés por las redes sociales como principal actividad, con el 78,4 por ciento de sus ciudadanos conectados a Twitter, Facebook y otros servicios de entretenimiento.