1 de marzo de 2016

Confirman la relación del zika con el síndrome de Guillain-Barré

Confirman la relación del zika con el síndrome de Guillain-Barré
TWITTER

LONDRES, 1 Mar. (Notimex/Notimérica) -

Una nueva investigación de científicos franceses ha confirmado que el virus del Zika, sospechoso de causar malformaciones cerebrales congénitas, puede también desencadenar la enfermedad paralizante de Guillain-Barré.

El sitio de noticias británicas 'Sky News' reveló que los médicos colombianos habían encontrado el virus en cinco pacientes con la enfermedad neurológica.

Ahora, los científicos del Instituto Pasteur en Francia han analizado un brote Zika en la Polinesia francesa en 2013 y 2014 y comprobaron que los afectados tenían un mayor riesgo de contraer el síndrome de Guillain-Barré (GBS).

El síndrome es causado por una respuesta inmune anormal a una infección, lo que provoca el daño en los nervios y parálisis.

El profesor Arnaud Fontanet, investigador principal, señaló a 'Sky News' que esta condición podría ser un enorme desafío para los países con sistemas de salud limitados en el sur y centro de América Latina.

Los investigadores calculan, según el estudio publicado en la revista médica 'The Lancet', que 24 de cada 100.000 personas infectadas con el virus del Zika van a desarrollar el síndrome de Guillain-Barré.

"Esta es la primera prueba de que el zika puede causar el síndrome de Guillain-Barré", concluye el estudio.

En los países desarrollados, esta enfermedad es letal en un cinco por ciento de los casos, mientras que una de cada 20 personas presenta trastornos duraderos.

El síndrome --que también puede ser provocado por infecciones bacterianas o por el dengue o la chikungunya-- provoca debilidad muscular en piernas y brazos, por lo que más de la cuarta parte de los pacientes requieren de cuidados intensivos.

Con 1,5 millones de casos de infecciones de zika ya registrados en Brasil y decenas de miles en los países vecinos, los investigadores advierten de que un brote de este síndrome podría poner a prueba los dispositivos sanitarios, especialmente en la periferia de las grandes ciudades.

"En las áreas afectadas por la epidemia de zika, tenemos que reflexionar sobre un refuerzo de las capacidades de cuidados intensivos", dijo el profesor Fontanet, de la Unidad de Epidemiología de Enfermedades Emergentes del Instituto Pasteur de París.

"Sabemos que cierto número de esos pacientes van a desarrollar GBS, y que un 30 por ciento necesitarán tratamiento intensivo, especialmente para la respiración artificial", comentó.