15 de agosto de 2015

Consejos para desconectar del trabajo en vacaciones

MADRID, 15 Ago. (EUROPA PRESS) -

Las vacaciones son una fecha clave en el calendario del empleado pero muchos no logran desconectar del trabajo y cuanta más responsabilidad tienen en la empresa, más cuesta dejar de preocuparse y no controlar a distancia los proyectos.

El 39% de trabajadores siguen en contacto con el trabajo por iniciativa propia en vacaciones, mientras que un 49% de los responsables espera que el trabajador esté disponible en cualquier momento, según una investigación de Ranstad Workmonitor de junio de 2015.

Este mismo estudio concluye que el 38% de encuestados dice sentirse presionado para responder las llamadas de trabajo en sus días libres. La sensación de no poder aislarse de la responsabilidad del cargo aumenta a medida que lo hace el puesto de responsabilidad.

Además, cuatro de cada diez trabajadores consultan al menos una vez al día el correo en vacaciones. En concreto, el 34% de los encuestados justifica su actitud en la flexibilidad laboral, según un estudio de la American Psycological Association, difundido en 2013.

Por ello, existen una serie de estrategias a seguir para poder dedicarse de pleno a unos días de descanso.

APRENDER A DELEGAR

Para poder abandonar temporalmente el puesto de trabajo sin cargo de conciencia, es vital planificar las semanas de ausencia y remarcar qué se considera urgencia y qué no, según un estudio de OBS Business School.

También es clave elegir las fechas adecuadas teniendo en cuenta al equipo y fijar líneas de actuación ante las tareas. Poder descargar la responsabilidad en alguien de confianza es otro de los factores determinantes, pero compartiendo hasta cierto punto el conocimiento, ya que puede ser contraproducente a largo plazo.

Según un estudio de Canada Life Insurance, un 11% de trabajadores se sentía culpable al utilizar todos sus días disponibles, mientras que un 31% de empleados de menos de 30 años no disfrutaban de vacaciones.

Una vez que estás con tus días libres, se deben aprovechar todos los días disponibles, disfrutar de descansos cada tres meses y no conformarse con pocos días para desconectar de verdad. Limitar el uso de tecnología es también un factor a tener en cuenta.

HÁBITOS PARA GESTIONAR EL ESTRÉS.

A diario, la rutina puede agobiar o frustrar. Por eso, es también importante no sólo en vacaciones, sino durante el período laboral, respetar un espacio propio. Cuidar una planta, hacer un balance del día, caminar, hablar con los seres queridos y el ejercicio o servicios solidarios son algunos de los puntos que ayudan a sacar partido al día a día.

Tener círculos de relaciones amplias, objetivos y valores a largo plazo también determinan que un trabajador gestione mejor el estrés.

UN 8% MÁS DE PRODUCTIVIDAD.

Desconectar en vacaciones o durante la semana laboral no sólo ayuda a nivel emocional, también esto se traduce en mejores resultados para la empresa.

Un trabajador que sabe cómo tomarse un tiempo o diferencia su espacio propio del de la oficina es un 8% más productivo por cada diez horas en la empresa respecto a los empleados que desconocen cómo distinguir los ámbitos de su vida.

Según Forbes, sólo en Estados Unidos si los empleados utilizaran sus vacaciones se generarían 160.000 millones de euros en ventas y 21.000 millones de euros en ingresos fiscales. Este impacto económico generaría a su vez 1,2 millones de puestos de trabajo.

La revista calculaba también que si un trabajador se tomara un día más de descanso, el impacto económico sería de 73 millones de dólares (67,1 millones de euros).