18 de junio de 2009

Contaminación amenaza a los delfines del río Mekong: WWF

PHNOM PENH (Reuters/EP) - Desechos tóxicos en el río Mekong son un factor que está llevando a los delfines al borde de la extinción, advirtió el jueves la Organización Mundial de Conservación (WWF), que estima que quedan menos de 80 de estos ejemplares en una zona fluvial entre Camboya y Laos.

El grupo conservacionista World Wildlife for Nature (WWF) señala que los elevados niveles de mercurio y otros contaminantes habían causado la muerte de 88 delfines del Irrawaddy en el río Mekong desde el 2003, más de un 60 por ciento de ellos de menos de dos semanas de nacidos.

Enfermedades bacterianas mataron a muchas de las crías, según WWF.

"Esta enfermedad no sería mortal si los sistemas inmunes de los delfines no fueran suprimidos, como lo fueron en estos casos, por contaminantes medioambientales", dijo Verne Dove, veterinario del WWF en Camboya, en un comunicado.

"La polución en el río Mekong ha llevado a la población de delfines del Irrawaddy al borde de la extinción", agregó el grupo ecologista, que estima que el número que queda en los 190 kilómetros de extensión del Mekong es de entre 64 y 76.

El WWF dijo que la diversidad genética limitada debido a la endogamia era otro factor en las muertes de los delfines del Mekong, que quedaron aislados de otros miembros de su especie.

Sin embargo, un especialista camboyano, Touch Seang Tana, que dirige un grupo llamado Mekong River Dolphins Conservation (Conservación de los delfines del río Mekong), negó que el animal estuviera en peligro de extinción y estimó que había 150 en Camboya.

"¿Cómo pueden los delfines estar al borde de la extinción cuando los animales dan a luz a más de 10 crías al año?", dijo Seang Tana a Reuters.

Añadió que se estimaba que había 1.000 vivos en Asia, incluyendo India, Myanmar y Tailandia.

El delfín del Irrawady del río Mekong está en la lista de especies en peligro de extinción de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza.

Los investigadores del WWF también advirtieron que los contaminantes hallados en las aguas del Mekong podían afectar a la salud de millones de seres humanos que dependen de los recursos del río.

El Mekong produce unas 2,5 millones de toneladas de pescado al año, con un valor de al menos 2.000 millones de dólares, lo que lo convierte en la mayor fuente de pescado del mundo en agua dulce, según WWF.

(Información de Ek Madra; Traducido por Inmaculada Sanz en la Redacción de Madrid)