3 de enero de 2007

Costa Rica.- Los empleados públicos exigen al Gobierno un aumento salarial mayor al 4 por ciento previsto

SAN JOSÉ (EP/AP)

La Asociación de empleados públicos y privados (ANEP), el principal sindicato de Costa Rica, solicitó hoy al Gobierno dar marcha atrás en la decisión de decretar un aumento del 4 por ciento para los trabajadores del sector estatal válido para el primer semestre del 2007, obviando posibles negociaciones.

En una carta dirigida al presidente de Costa Rica, Oscar Arias, y a los ministros de presidencia, de Hacienda y de Trabajo, los dirigentes sindicales calificaron la medida como "irresponsable, injusta, arbitraria y autoritaria", así como de "bofetada a la dignidad laboral"... para "segmentos institucionales con los salarios más bajos y deteriorados".

Recordaron que para inicios del 2007 ya están anunciadas alzas en servicios públicos esenciales como la electricidad, además de aumentos previstos para alimentos, el diésel, los servicios de taxi y muchas rutas de autobús.

"De manera enfática exhortamos al Gobierno a convocar a la ya casi extinta 'comisión negociadora de salarios del sector público' a fin de discutir con respeto, transparencia y franqueza este delicadísimo asunto", añadió la nota firmada por el secretario de ANEP, Albino Vargas.

Agregó que en caso de que la administración Arias no escuche la solicitud, expondría al país "a cuestionamientos más serios en el ámbito de la Organización Internacional del Trabajo".

El ministro de Trabajo Francisco Morales, al anunciar el decreto la semana pasada, explicó que debían prescindir de las negociaciones pues no existe presupuesto para un incremento mayor a los cerca de 173.000 trabajadores públicos.

"La fijación del próximo semestre será por decreto pues tenemos poco margen de maniobra, el ministerio de Hacienda no tiene los recursos suficientes para ofrecer un alza superior", dijo Morales en esa ocasión.

En las negociaciones para la fijación salarial del casi 1,6 millón de personas que laboran en el sector privado, efectuadas en octubre, se aprobó un incremento del 4,95 por ciento. El presupuesto del 2007 contempla unos 1.494 millones de dólares para el pago de salarios.