23 de octubre de 2014

Crean baterías que se cargan en unos minutos y podrían durar 20 años

Crean baterías que se cargan en unos minutos y podrían durar 20 años
NISSAN

MADRID, 23 Oct. (Notimérica) -

   Un equipo de científicos de la Universidad Nanyang Technology de Singapur (al sur de Malasia) ha creado un nuevo modelo de baterías de ion-litio y carga ultrarrápida que se cargan en pocos minutos y pueden tener una duración de hasta 20 años.

   La investigación ha modificado el material utilizado para el ánodo --electrodo que incrementa su estado de oxidación-- y ha conseguido que el producto resultante se recargue al 70 por ciento en a penas dos minutos, y pueda soportar hasta 10.000 ciclos de carga, equivalente a más de 20 años, según ha informado el blog Think Big de Telefónica.

   Este proyecto podría tener un gran impacto en las industrias más punteras, como las de la tecnología móvil y las de los coches eléctricos si se hace realidad.

   Aunque todavía se está estudiando la forma en que estas baterías prodigiosas puedan llegar al mercado, sus creadores han afirmado que una compañía ya ha adquirido los derechos y en un plazo fijado inicialmente en dos años las baterías de carga ultrarrápida podrían estar en venta.

   El equipo científico de la Universidad Nanyang Technology ha mejorado las baterías de ion-litio que utilizan el grafito como ánodo --el polo negativo-- y lo ha sustituido por un gel hecho a base del compuesto de óxido de titanio, un elemento añadido en alimentos o en cremas protectoras de sol, mediante el cual han coseguido aumentar la duración de las baterías y disminuir exponencialmente su tiempo de carga.

   La gran apuesta de este proyecto reside en los coches eléctricos, ya que, con este cambio, sus baterías --cuya vida útil supera los 10 años-- podrían reemplazarse sólo una vez durante su vida útil por valor aproximado de 5.000 dólares y recargarse en un tiempo récord.

   TE PUEDE INTERESAR...

   Logran que un parapléjico camine de nuevo gracias a sus células olfativas 

   Crean un músculo biosensor que puede evitar ataques de corazón