31 de julio de 2012

C.Rica.- Un muerto, seis desaparecidos y 2.000 evacuados por las lluvias torrenciales en Limón y Cartago

SAN JOSÉ, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

Una persona ha muerto, seis han desaparecido y 2.000 han tenido que ser evacuadas debido a las lluvias torrenciales que desde el pasado viernes azotan las provincias de Limón y Cartago, ubicadas en el este y en el centro de Costa Rica, respectivamente.

Según ha informado Cruz Roja, una mujer de 84 años de edad, identificada como Lidia Quirós, falleció el pasado sábado cuando un desprendimiento de tierra sepultó su vivienda, ubicada en el barrio Nochebuena del municipio de Turrialba, en Cartago.

Los voluntarios de Cruz Roja llegaron inmediatamente al lugar, pero el mal tiempo hizo temer un nuevo desprendimiento de tierra, por lo que las tareas de rescate se retrasaron y la mujer no pudo ser liberada hasta el domingo por la mañana.

La anciana todavía estaba viva, por lo que fue trasladada urgentemente al Hospital William Allen de Turrialba, sin embargo, de camino sufrió un paro cardiorrespiratorio que finalmente le provocó la muerte.

Además, seis personas permanecen en paradero desconocido, de las cuales dos son oriundas del municipio de Banasol y otras dos del de Talamanca, ubicados en Limón. "Hay testigos que aseguran que les arrastró una corriente de agua. No sabemos nada más, puede que se hayan salvado", ha dicho un miembro de Cruz Roja.

Los otros dos desaparecidos proceden del municipio de Pavones, en Cartago. "En este caso, parece que estaban en una casa que ha quedado sepultada por un desprendimiento de tierra", ha apuntado el miembro de Cruz Roja, en declaraciones recogidas por el diario costarricense 'Prensa Libre'.

Como medida preventiva, la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) ha desalojado a 2.000 personas de zonas donde ya se han producido desprendimientos de tierra y podrían agravarse y de zonas donde podrían producirse porque sigue lloviendo.

En total hay 24 comunidades inundadas, de las cuales al menos una decena está totalmente aislada, por lo que se desconoce el estado de la población local. "Los mayores problemas están en Sixaola, donde no podemos entrar por un enorme desprendimiento de tierra", ha dicho el jefe de Operaciones de la CNE, Walter Fonseca.