16 de febrero de 2015

El crimen del joven argentino Sebastián Nicora continúa impune dos años después

El crimen del joven argentino Sebastián Nicora continúa impune dos años después
AREGNTINA

BUENOS AIRES, 16 Feb. (Notimérica) -

   Familiares de víctimas de la violencia institucional, referentes políticos y vecinos han realizado una jornada este lunes en memoria de Sebastián Nicora, el adolescente asesinado el 14 de febrero de 2013, exigiendo justicia para esclarecer las causas de su muerte, que dos años después continúa impune.

   Han participado de la jornada de actividades la madre de Nicora, Fernanda, el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel y el obispo Aldo Etchegoyen, el presidente del Comité contra la Tortura de la CPM, Roberto Cipriano y la coordinadora del Programa Jóvenes y Memoria, Sandra Raggio, entre otros.

   La jornada comenzó en el balneario El Pericón, donde se halló el cuerpo del joven, y colocaron en su nombre una placa, un mástil y una bandera. Después, continuaron en el anfiteatro de la localidad de Verónica, en donde acompañaron en el estrado a la madre del joven, otros familiares de víctimas de violencia institucional, como Raquel Witts o Sandra Gómez, según ha publicado la agencia de noticias Télam.

   El premio Nobel de la Paz destacó la fortaleza de Fernanda "por tener esa sonrisa para la vida y no para la muerte", asegurando que "el crimen de Sebastián no va a quedar en la impunidad" y afirmó que "la democracia se construye día a día fortaleciendo el derecho y la igualdad para todos y todas".

   En ese sentido, el Premio Nobel de la Paz criticó a la Policía por "olvidar que su eje fundamental es ser servidores del pueblo" y cuestionó el accionar del poder judicial.

   Por su parte, el diputado nacional Leonardo Grosso, que también asistió a la jornada, aseguró que no está "conforme con estas fuerzas de seguridad, que están surcadas por una matriz represiva que todavía impera en Argentina" y afirmó que acompañará desde su rol de legislador a la familia del joven y a la CPM en su investigación por esclarecer lo que ocurrió ese 14 de febrero.

   "Nosotros somos Sebastián, nosotros somos Luciano -Arruga-, nosotros somos Lautaro -Bugatto-, y un montón de personas que la Policía nos quita, los medios de comunicación ocultan y que los fiscales, que pueden marchar todo lo que quieran, no se preocupan por investigar y son los que tienen que garantizar justicia", concluyó Grosso.

UNA MUERTE SIN ESCLARECER

   Hace ya dos años, el cuerpo sin vida del chico Sebastián Nicora fue hallado en una playa del balneario El Pericón de Punta Indio y tras una primera irregular instrucción del caso, con una denunciada complicidad policial y judicial, se indicó que había muerto de un golpe en la cabeza, que se atribuyó a un amigo suyo. Por eso, la madre del joven denunció a la Policía de Punta Indio, por graves irregularidades en la investigación por el asesinato de su hijo.

   La segunda autopsia realizada por peritos de la Asesoría Pericial de la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires concluyó que en el cráneo del joven había orificios de entrada y salida de bala, y fragmentos metálicos diversos, así como restos de pólvora, elementos que no fueron revelados durante la primera prueba.

   La causa permanece en la más absoluta impunidad, sin culpables, pero con muchos sospechosos. "Durante casi un año y medio tuve que luchar para poder avanzar algo en el esclarecimiento del hecho, hasta que al chico que tuvieron procesado, tuvieron que dictarle el sobreseimiento por falta de pruebas, y con el resultado de la segunda autopsia se les cayó la coartada", ha denunciado la madre de Nicora a 'Diario Popular'.

   Fernanda cree que detrás de la muerte de su hijo está un grupo de efectivos de la Policía comunal de Verónica: "Lo tenían 'marcado' y si no sé quien fue el que apretó el gatillo, si estoy convencida que toda la trama de encubrimiento que vino después, la armaron para tapar todo. Me avisaron varias horas después y ya tenían la certeza de que lo había asesinado su amigo de un golpe en la cabeza. Inclusive un médico policial, José Daraio, firmó la autopsia, con un diagnóstico de muerte por un traumatismo de cráneo, producto de un golpe en la frente".

   "La causal de muerte de Sebastián fue un traumatismo craneoencefálico con destrucción de masa encefálica, producido por proyectil de arma de fuego que ingresando por región frontal izquierda, realizó una trayectoria de adelante hacia atrás, levemente de izquierda a derecha. Además, no existen signos de defensa, demostrando que fue una ejecución. Esto desestima la versión policial del fallecimiento por un golpe y la hipótesis que siguió la fiscal Medina", ha añadido la madre de Nicora.