31 de diciembre de 2015

Las crisis migratorias y fronterizas que sacudieron América Latina en 2015

MADRID, 31 Dic. (Notimérica) -

A lo largo de este 2015 todos los medios de comunicación se han hecho eco de las oleadas de ciudadanos que se han visto obligados a abandonar sus hogares y llamar a las puertas de los países europeos cansados de sufrir las terribles consecuencias de fenómenos como la Guerra de Siria o el terrorismo.

Sin embargo, en otras partes del mundo también se han vivido crisis migratorias y fronterizas protagonizadas por desplazados y refugiados que han pasado desapercibidas o han quedado en un segundo plano en los medios de comunicación más importantes de todo el mundo.

Desde Notimérica, queremos recordar estas crisis que se han vivido en América Latina en 2015 y que han acaparado pocas miradas fuera de la región.

DESPLAZAMIENTOS EN CENTROAMÉRICA.

Centroamérica es la subregión más insegura dentro de América Latina y una de las más peligrosas del mundo a causa de una mezcla explosiva de crimen organizado, narcotráfico, inseguridad, violaciones a los Derechos Humanos y pobreza.

Durante este 2015, como viene pasando desde hace años, cientos de miles de personas del conocido como Triángulo del Norte, formado por El Salvador, Honduras y Guatemala, se han visto obligados abandonar sus hogares en busca de una mejor vida en la que se respeten sus derechos básicos.

Según el Consejo Noruego para los Refugiados (CNR), a día de hoy, El Salvador, Honduras y Guatemala tienen en conjunto más de 550.000 desplazados internos.

La grave situación de violencia e inseguridad de la zona ha provocado que el número de solicitantes de asilo que llegan a Estados Unidos procedentes de estos países se haya multiplicado por cinco desde 2008.

LOS DESPLAZADOS DE COLOMBIA.

El conflicto colombiano dura ya más de medio siglo y el drama humanitario que lo acompaña hasta el momento alcanza dimensiones desmesuradas, aunque este 2015 el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han prometido que la paz se firmará, como tarde, el próximo mes de marzo.

En la actualidad, Colombia es el segundo país del mundo con la emergencia humanitaria más prolongada y el segundo en número de personas desplazadas con 6 millones, después de Siria, que cuenta con más de 7 millones, según la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Además, ACNUR cree que un posible acuerdo de paz entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC disminuiría el número de desplazamientos forzados, pero advierte de que las acciones de otros grupos armados no estatales seguirán provocando el desplazamiento de población.

LOS QUE HUYEN DE CUBA.

Aunque el deshielo de las relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana hace más de un año fue recibido como una buena noticia en todo el mundo, pocos esperaban una consecuencia: que muchos cubanos aprovecharan la coyuntura para abandonar la isla.

Miles de cubanos han emigrado masivamente en los últimos meses ante el temor de que, ante el acercamiento de ambos países, Washington elimine la beneficiosa política de 'pies secos, pies mojados' por las que los isleños pueden solicitar la residencia permanente en Estados unidos un año después de 'tocar' territorio estadounidense.

En su ruta migratoria, los cubanos atraviesan Centroamérica y México y ahora, en Costa Rica, hay más de 8.000 inmigrantes varados en la frontera con Nicaragua, que el pasado 17 de noviembre decidió cerrar sus fronteras para evitar el paso de los cubanos.

Tampoco Guatemala facilita el paso a estos inmigrantes y en la última reunión sostenida a finales de diciembre entre las autoridades costarricenses y guatemaltecas, el país reafirmó su posición de negar la entrada a su territorio a los miles de cubanos.

CRISIS FRONTERIZA ENTRE COLOMBIA Y VENEZUELA.

La crisis bilateral estalló el 19 de agosto cuando militares venezolanos fueron atacados por supuestos paramilitares colombianos en la frontera común, llevando al Gobierno de Nicolás Maduro a ordenar el cierre de la linde.

Miles de colombianos fueron deportados y otros muchos que vivían de manera legal en Venezuela decidieron volver voluntariamente a su país de origen debido al acoso que --según denunciaron-- sufren ahora en la nación vecina.

Los presidentes de ambos países se reunieron en un par de ocasiones para rebajar la tensión y acordaron establecer una comisión binacional encargada de supervisar los asuntos fronterizos, pero en la práctica la frontera sigue cerrada.

Por su parte, la Corte Constitucional de Colombia declaró en estado de emergencia económica, social y ecológica a los departamentos de Norte de Santander, Cesar, Boyacá, Guainía, Arauca y Vichada por la crisis fronteriza.