12 de junio de 2006

Crónica Guantánamo.- Solana considera un ligereza que EEUU califique de movimiento publicitario suicidios en Guantánamo

El Departamento de Estado trata de desmarcarse de las declaraciones de un funcionario y se declara "preocupado" siempre que alguien se quita la vida

MADRID, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, consideró hoy una ligereza que el Gobierno estadounidense haya calificado de "acto de guerra" el suicidio de tres presos en la base de Guantánamo (Cuba). Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, calificó la prisión de "anomalía" y pidió que se cierre lo antes posible.

"Como yo lo entendí ayer, (los suicidios) son un acto de propaganda según los americanos. Yo creo que la muerte de esta manera es excesivamente ligero considerarlo un acto de propaganda", dijo Solana a la entrada de la reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la UE que se celebra en Luxemburgo. También la comisaria de Relaciones Exteriores, Benita-Ferrero Waldner, abogó por el cierre de Guantánamo.

Mientras tanto, el Departamento de Estado estadounidense trató de desmarcarse de las declaraciones de la secretaria de Estado adjunta para Diplomacia Pública, quien declaró a la BBC que los suicidios de los tres presos de Guantánamo son "un buen movimiento de relaciones públicas". Así, el portavoz, Sean McCormack manifestó que "no vamos a decir que fue un montaje publicitario" porque "tenemos serias preocupaciones cada vez que alguien se quita la vida".

Por su parte, el Parlamento Europeo aprobará mañana una resolución sobre la situación de los detenidos en Guantánamo en la que reitera su llamamiento al Gobierno de Estados Unidos para que cierre el centro e insistirá en que el trato que debe darse a todos los presos debe ser conforme al derecho humanitario internacional. En caso de que los presos sean inculpados, la Eurocámara reclama que sean juzgados sin demora en una audiencia justa y pública por un tribunal "competente, independiente e imparcial o por un tribunal internacional".

Asimismo, pide a la Administración de George W. Bush que permita a los correspondientes órganos de las Naciones Unidas y a las organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos celebrar encuentros sin restricciones con los detenidos de la Bahía de Guantánamo, ya que la Cruz Roja ha sido la única organización internacional a la que se le ha permitido oficialmente celebrar encuentros con los detenidos hasta ahora.

Estados Unidos mantiene retenidos a más de 400 prisioneros en Guantánamo bajo sospecha de que están vinculados a Al Qaeda y al régimen talibán. Algunos detenidos han estado involucrados en una huelga de hambre desde el pasado agosto en protesta por su continua detención y sus condiciones.

ONG

Así, las organizaciones no gubernamentales respondieron hoy a los calificativos de Estados Unidos, que señaló que los suicidios fueron un "acto de guerra".

En este sentido, el director de la Sección Española de Amnistía Internacional (AI), Esteban Beltrán, criticó que en la prisión de Guantánamo no se hubiese establecido una "intensa vigilancia" que podría haber evitado el suicidio de tres de sus reclusos, y pidió que se abra al respecto una "investigación independiente" que aclare lo ocurrido.

En declaraciones a Europa Press Televisión, recordó que aunque es la primera vez que el suicidio se consuma, se habían producido con anterioridad en esta cárcel otros 40 intentos de 25 presos, y en concreto, uno de ellos ha buscado darse muerte doce veces.

Para Beltrán, estos hechos son "un exponente más de lo que significa un lugar de detención público pero secreto en sus métodos, donde permanecen 79 personas en huelga de hambre para pedir un cambio en su régimen, un régimen en el que, por ejemplo, algunos pasan 23 de las 24 horas del día en confinamiento solitario, donde se les obliga a alimentarse forzadamente, o donde denuncian sufrir malos tratos y torturas".

Por su parte, Cruz Roja afirmó hoy que espera visitar la base en territorio cubano esta misma semana, ya que tras los suicidios ha realizado una petición a las autoridades estadounidenses para adelantar una de las seis visitas que tiene autorizadas al año, según informó el portavoz, Vincent Lusser, quien explicó que la visita no será una investigación.

"Con suerte tendrá lugar lo antes posible", dijo Lusser. "Si sentimos que necesitamos compartir nuestras preocupaciones, lo haremos bilateralmente con las autoridades norteamercanas", manifestó Cruz Roja, que es la única organización que ha podido visitar a los presos de Guantánamo y comprobar sus condiciones de vida.

La Federación se niega a a revelar datos específicos sobre sus contactos con detenidos, pero discute los problemas con las autoridades estadounidenses con la esperanza de que mejoren la situación.

UN PRESO IBA A SER LIBERADO

Por su parte, un abogado estadounidense que representa a algunos de los extranjeros detenidos en Guantánamo aseguró que uno de los tres presos que se suicidaron el pasado fin de semana iba a ser puesto en libertad, aunque aún no se le había comunicado.

El abogado Mark Denbeaux declaró a la BBC que el hombre figuraba en una lista de 141 prisioneros cuya liberación estaba programada. Agregó que no se le había informado al prisionero porque las autoridades estadounidenses no habían decidido a qué país iba a ser enviado.

El Pentágono identificó al prisionero como Mani Shaman Turki al Habardi al Utaybi. Los dos otros hombres que murieron en la mañana del pasado sábado fueron identificados como Ali Abdullah Ahmed y Yassar Talal al Zahrani. Ahmed era oriundo de Yemen, mientras que los otros dos eran de Arabia Saudí.

Según el Pentágono, Ahmed, de 28 años de edad, pertenecía a los rangos medios-altos de la red terrorista Al Qaeda; Al Utaybi era miembro de un grupo militante saudí proscrito, y Zahrani, de 21 años de edad, era un combatiente talibán "de primera línea" que ayudó a procurar armas para su uso contra fuerzas de Estados Unidos y de la coalición en Afganistán.

Denbeaux comentó sobre los prisioneros en Guantánamo que "a esas personas les dicen que tendrán 50 años de edad cuando salgan, que no tienen ninguna esperanza de salir. Se les ha negado una audiencia, no tienen ninguna esperanza de ser liberados". De momento, ya se ha abierto una investigación militar sobre las muertes, en medio de los crecientes llamamientos para que el centro sea clausurado.