26 de diciembre de 2007

Crónica Somalia.- MSF aclara que las negociaciones con los secuestradores de las dos cooperantes "siguen en marcha"

MADRID, 26 Dic. (EUROPA PRESS) -

El responsable de Relaciones Externas de Médicos Sin Fronteras (MSF), Carlos Ugarte, afirmó hoy que las negociaciones con los secuestradores de las dos cooperantes de la organización "siguen en marcha" y aclaró que existe un "hilo directo con las autoridades responsables que están llevando a cabo el proceso de negociación", aunque precisó que aún se desconocen "los motivos del secuestro".

Los responsables de la ONG celebraron esta tarde una rueda de prensa en la que la presidenta de MSF, Paula Farias, hizo un llamamiento a los secuestradores y a las autoridades mediadoras en Somalia para que hallen "una solución negociada al conflicto y se evite cualquier enfrentamiento armado" para la liberación de las dos cooperantes.

Mercedes García, médico española, y Pilar Bauza, enfermera argentina, fueron capturadas esta mañana por unos seis hombres armados en las proximidades del edificio de MSF en la región semiautónoma de Puntland. Farias hizo hincapié en la necesidad de mantener "la integridad física de las compañeras".

En cuanto a la situación de la negociación, Ugarte subrayó que el equipo de la organización "está en contacto directo con las autoridades de Puntland, en concreto con el vicegobernador y el jefe de Policía que se está haciendo cargo de las negociaciones".

Además, Ugarte incidió en la necesidad de que los medios de comunicación "usen la fuente de información de MSF" porque se están dando datos erróneos. "Esta mañana me han llamado de medios para darme la enhorabuena por la liberación de las compañeras secuestradas y se han dado otras informaciones que son totalmente ajenas a la verdad", lamentó.

Asimismo, insistió en que MSF lleva 16 años trabajando en Somalia y éste "no es el primer incidente de seguridad" que la organización ha tenido y "posiblemente no vaya a ser el último". "Allí trabajamos con unas medidas de seguridad muy estrictas y se hace una rotación con periodos más cortos que en otras zonas porque se trabaja en condiciones muy difíciles". Además, "los expatriados están perfectamente informados de la situación y del contexto del país", añadió.

Las otras ocho personas que formaban parte del equipo en el que trabajaban Mercedes García y Pilar Bauza han sido evacuadas de Bossaso. "Sólo ha quedado en el terreno el coordinador del proyecto, un médico y una persona de la sede, que son los que están en contacto con las autoridades de Bossaso e intentando resolver el conflicto", explicó Ugarte.

INFORMACIONES CONTRADICTORIAS

Las informaciones sobre los secuestradores de las dos cooperantes son confusas. Un responsable de la seguridad de Puntland que habló bajo condición de anonimato aseguró hoy que los captores se habían refugiado en una zona fronteriza, contradiciendo así una noticia previa facilitada por el ministro de Comercio de la región, Abdisamad Yusuf Mohamed Abwan, según la cual habían sido detenidos.

El alto funcionario añadió que los secuestradores estaban rodeados por las fuerzas de seguridad. Esta versión fue también la ofrecida por fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores español, que dijeron que la Policía somalí había rodeado a los secuestradores e iniciado negociaciones con ellos para la liberación de las dos cooperantes, por lo que se esperaba un "rápido desenlace".

El Ministerio también aseveró que el Embajador de España en Kenia, Nicolás Martín Cinto, tiene intención de desplazarse a Somalia para seguir de cerca las negociaciones para liberar a las cooperantes, las cuales han sido aplazadas temporalmente debido a la falta de luz. No obstante, MSF no ha confirmado estas declaraciones.

INSEGURIDAD EN PUNTLAND

Aunque en esta zona no opera la insurgencia islamista, en los últimos meses se ha relacionado Puntland con la piratería y el tráfico de emigrantes que pretenden alcanzar las costas de Yemen, ya que se utiliza como punto de partida por los traficantes de personas.

El último caso de secuestro de extranjeros en Puntland tuvo lugar hace diez días, cuando hombres armados capturaron al camarógrafo francés Gwen Le Gouil en las afueras de la localidad de Bosaso.

El pasado día 24, varios ancianos de los clanes influyentes de Somalia, que intervinieron como mediadores, lograron la liberación del rehén sin que se hiciera pago alguno, declararon las autoridades, a pesar de que los secuestradores habían pedido varias cantidades de dinero en calidad de rescate que van de los 70.000 al millón de dólares.

El representante especial de Naciones Unidas para Somalia, Ahmedu Ould Abdalá, pidió hoy la "liberación sin condiciones" de las dos cooperantes. Abdalá quiso hacer hincapié en que el rapto de trabajadores humanitarios "no contribuye a la causa de la paz" en Somalia, ni a la "cultura tradicional de hospitalidad" del país africano, según informó el centro de noticias de Naciones Unidas.

CRISIS HUMANITARIA EN SOMALIA

Con respecto a las condiciones de pobreza y desnutrición que se viven en el país africano, Naciones Unidas considera que Somalia se enfrenta a la peor crisis humanitaria del continente. También la situación sanitaria es deficiente y la población puede llegar a recorrer hasta 700 kilómetros para obtener atención médica porque no hay nada más, según informó MSF. "En muchas partes del país, literalmente no hay acceso a tratamiento médico", describió Colin McIlreavy, coordinador de la organización en la página web de la misma.

La población depende en gran medida de la atención gratuita que ofrecen organizaciones como MSF, que realiza más de 400.000 consultas al año en dos hospitales. No obstante, según advierte Médicos Sin Fronteras en su web, los impredecibles y recurrentes brotes de violencia hacen que las agencias internacionales escaseen en el sur y el centro del país, y MSF se ve obligada a evacuar sus proyectos de forma regular.

Según MSF, el país prácticamente no dispone de infraestructura sanitaria. La población depende de unas pocas farmacias o clínicas privadas que están fuera del alcance de la mayoría, por lo que la única atención gratuita la ofrecen organizaciones como MSF. No obstante, los impredecibles y recurrentes brotes de violencia hacen que las agencias internacionales escaseen en el sur y el centro del país, y MSF se ve obligada a evacuar sus proyectos de forma habitual.

MSF trabaja en siete emplazamientos del sur y el centro de Somalia, incluyendo la capital, Mogadiscio. El número de consultas es superior al que una sola estructura puede asumir de forma adecuada. Los principales beneficiarios directos del centro situado en el barrio de Yaqshid son los 150.000 habitantes de este área, aunque la población que acude al centro es de unas 250.000 personas.

La situación empeoró con una grave sequía que diezmó el ganado y dejó muchas partes del sur del país sin apenas reservas de agua y alimentos. Entre enero y junio, más de 600 niños con desnutrición severa fueron tratados en el centro de nutrición terapéutica, casi diez veces más que el año anterior. La desnutrición es un problema crónico en muchas partes de Somalia.

Además, enfermedades como el kala azar y la tuberculosis hacen estragos en el país. Sólo en Bakool hubo 543 ingresos por kala azar durante la primera mitad de 2006, la mayoría correspondientes a niños menores de cinco años.