23 de septiembre de 2014

¿Cuánto nos cuesta el despilfarro de alimentos cada año?

¿Cuánto nos cuesta el despilfarro de alimentos cada año?
GETTY

MADRID, 23 Sep. (Notimérica/EP) -

   Un 30 por ciento de la producción de alimentos en el mundo se pierde cada año después de la cosecha o se desperdicia en tiendas, hogares y servicios de comidas, lo que supone un despilfarro de 750.000 millones de dólares para el productor y casi un billón de dólares en términos del valor comercial de los alimentos, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

   Si la naturaleza nos hiciera pagar la factura total del despilfarro de alimentos, podría cobrar a la sociedad -cada año- al menos 700.000 millones de dólares. Además, una vez desperdiciados, esos alimentos continúan generando emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y aumentando el cambio climático.

   El despilfarro de la comida también supone que se utilice más agua de la necesaria para el regadío y aumenta su escasez, además de provocar la erosión del suelo y la tala de árboles indiscriminada, lo que a su vez genera pérdida de polinizadores, peces y otros tipos de biodiversidad.

   Además, a estos costes sociales hay que añadir daños colaterales, como el impacto de los pesticidas en la salud humana, la pérdida de vidas por el mal reparto de los alimentos o los conflictos inducidos debido a la lucha por los recursos naturales, según establece la FAO en su página web.

   Debe añadirse también en la factura con la naturaleza otros costes que no son cuantificables, como la pérdida de humedales que purifican el agua, de la biodiversidad de los pastizales o la escasez de nutrientes fundamentales como el fósforo y el aumento de los precios de los alimentos debido a una menor oferta.

   Por eso, la FAO advierte que asignar un valor monetario a los impactos medioambientales y sociales siempre será inexacto, pero hay ciertas medidas que pueden ponerse en práctica para prevenir el despilfarro, como reducir la pérdida de alimentos sensibilizando a los consumidores.

   El organismo de la ONU también aconseja "invertir en mejores infraestructuras post-cosecha" y entregar "los alimentos que están a punto de desperdiciarse a organizaciones benéficas" o, si no cumplen con los mínimos para el consumo humano, "utilizarlos para alimentar al ganado".

LA HUELLA DEL DESPILFARRO DE ALIMENTOS

   La expresión "pérdida de alimentos" se refiere a la disminución de la masa comestible de los alimentos en tres etapas de la cadena alimentaria, que incluyen la producción, post-cosecha y elaboración, principalmente en los países en desarrollo.

   Por su parte, el "desperdicio de alimentos" se refiere al descarte de alimentos comestibles en las etapas del comercio al por menor y del consumo, principalmente en los países desarrollados. Este despilfarro de alimentos representa una oportunidad perdida para mejorar la seguridad alimentaria y tiene un costo elevado para el medio ambiente.

   Más de una tercera parte de los alimentos producidos en la actualidad se pierde o se desperdicia, a pesar de que la FAO ya ha establecido que la producción agrícola mundial deberá aumentar en un 60 por ciento de aquí a 2050 para satisfacer la demanda de una población mundial en crecimiento.

    TE PUEDE INTERESAR...

    La FAO avisa del aumento de la obesidad en Latinoamérica

    La FAO y el PAM, preocupados por el "impacto" de la sequía en algunas zonas de Centroamérica