13 de abril de 2015

Cuatro muertes en Buenos Aires por la violencia del narcotráfico

Cuatro muertes en Buenos Aires por la violencia del narcotráfico
REUTERS

BUENOS AIRES, 13 Abr. (Notimérica) -

   Tres hombres y una mujer de entre 20 y 25 años fueron encontrados muertos por disparos en el interior de un coche el domingo por la noche, dentro de la villa 1-11-14, en el barrio del Bajo Flores de la ciudad de Buenos Aires, donde operan varias bandas de narcotraficantes.

   El coche, un Mercedes Benz A190, fue encontrado en la madrugada del lunes, a unos 150 metros de la avenida Perito Moreno, según informaron fuentes policiales a la agencia 'DyN'.

   Las víctimas, que eran de nacionalidad paraguaya, fueron acribilladas con más de 30 disparos y murieron antes de que llegaran los servicios médicos al lugar, ya que además recibieron disparos en la cabeza.

   Los investigadores sospechan que se trata de un crimen relacionado con el narcotráfico. Ya en julio de 2013 se produjo un quíntuple asesinato por un ajuste de cuentas en la misma villa --en aquella ocasión, tres paraguayos y dos argentinos--, crímenes que son frecuentes en este lugar.

   Según la investigadora del narcotráfico en Argentina, Laura Etcharren, "los asesinatos en la 1-11-14 se deben a la puja peruana y paraguaya por dominio de territorio".

   También el extitular de la Policía Metropolitana de Buenos Aires y exdiputado nacional, Eugenio Burzaco, quien ha escrito sobre el narcotráfico, dijo en Radio La Red que "para delimitar su territorio, en ocasiones, las bandas dejan los cadáveres en la frontera de sus zonas de control".

LA VILLA DEL NARCO

   La villa 1-11-14 está controlada por los narcotraficantes y, de hecho, las fuerzas de seguridad del Estado no acceden a ella. La Gendarmería Nacional es la encargada de la seguridad en este territorio, pero en varias ocasiones han revelado que la fuerza no entra en la villa, que sería "territorio liberado", según denunció un informe de la Fundación Alameda recientemente.

   De hecho, este informe está basado en el trabajo que realizó un exinvestigador del Ministerio de Seguridad de la Nación, Jorge Rodríguez, que en varios reportes señaló que en la villa funcionan diez laboratorios de cocaína controlados por al menos 300 peruanos armados con fusiles de combate.

   Rodríguez y la Fundación Alameda denunciaron que en el Ministerio de Seguridad conocen la situación --ya que Rodríguez informó puntualmente de ella-- pero no han hecho nada al respecto.

   Aunque hicieron denuncias penales por encubrimiento contra altos funcionarios del Ministerio, en el mes de marzo realizaron una presentación pública en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, ya que el titular de la Fundación Alameda es el diputado porteño Gustavo Vera.

   "Decidimos hacer pública la denuncia para que la sociedad esté en conocimiento de los altos niveles de penetración del narcotráfico en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires", señaló en su momento la Fundación Alameda en un comunicado.

   Sobre la inactividad policial en la villa, Vera dijo que "ahora hay un corralito de la Gendarmería que protege a las cocinas (de cocaína) en lugar de desmantelarlas, porque tienen orden de no intervenir".