31 de agosto de 2013

Diana Nyad, de 64 años, inicia travesía a nado entre La Habana y Florida

Diana Nyad, de 64 años, inicia travesía a nado entre La Habana y Florida
REUTERS

LA HABANA, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

   La nadadora estadounidense Diana Nyad, de 64 años de edad, inició este sábado la travesía a nado desde La Habana hasta los cayos de Florida, aprovechando las excelentes condiciones climáticas de la isla.

   "Adelante, adelante", la animaron los miembros de su equipo de trabajo, entre ellos buzos, médicos y marineros, que la acompañan por quinta vez en la travesía de cruzar a nado los 166 kilómetros que separan a ambos países, sin jaula para protegerse de los tiburones.

   Nyad planea cubrir la trayectoria en unas 80 horas. Cinco barcos y un equipo de unas cuarenta personas la asisten en esta nueva aventura, según informa Reuters.

   La víspera de iniciar esta aventura, Nyad confesaba que se trata de un "sueño". "Cuando cumplí 60 años quise recuperar esos deseos y el sentimiento de estar viva que me movían antes de los 30, y que perdí durante unos años", comentó.

   La nadadora confesó, poco antes de lanzarse al agua desde el Club Náutico Internacional Ernest Hemingway, en el noroeste de La Habana, que aunque tiene confianza también está un poco asustada. "Esta es la última vez, este es el final del viaje, como dicen, el 100 por ciento", declaró a periodistas.

   Nyad realizó su último intento por unir Cuba y Estados Unidos en agosto del año pasado, cuando consiguió nadar un total de 96 kilómetros sin protección de jaula contra los tiburones, hasta que las picaduras venenosas de las medusas la hicieron desistir, mientras el agotamiento físico fue la causa del fracaso durante el resto de las tentativas.

   En esta ocasión, se auxiliará de un traje protector especialmente diseñado para evitar las picaduras de medusas, recibirá unas inyecciones especiales para inhibir el veneno de esos invertebrados.

OTROS INTENTOS

   La nadadora estadounidense realizó el primer intento de esta hazaña deportiva en 1978, pero lo abandonó tras casi 42 horas en el agua a causa del mal tiempo. Luego repitió en 2011 y las últimas dos veces con diferencia de solo unas semanas fueron el año pasado.

   Pero no es la única con pretensiones de conseguir la proeza de atravesar a nado y sin protección las peligrosas aguas que dividen a Cuba y Estados Unidos.

   Anteriormente, en medio de la travesía, la nadadora australiana Chloe McCardel desistió por las picaduras de medusas y a la británica Penny Palfrey se lo impidió una fuerte corriente marina.

   Hasta la fecha la australiana Susan Maroney ha sido la única persona capaz de cruzar a nado el estrecho de la Florida desde Cuba, hito que consiguió en mayo de 1997, si bien estuvo protegida por una jaula contra los escualos.