30 de junio de 2015

Cuba elimina la transmisión materno filial del VIH y la sífilis

Cuba elimina la transmisión materno filial del VIH y la sífilis
GETTY//TAGOTA

   MADRID, 30 Jun. (Notimérica/EP) -

   Cuba se ha convertido en el primer país del mundo que recibe la validación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) por la eliminación de la transmisión vertical del VIH (sida) y la sífilis congénita.

   Se trata de un gran logro en la lucha contra el VIH y las enfermedades de transmisión sexual cuya iniciativa comenzó ya en 2010 en Latinoamérica, tal y como ha informado la web de la OMS.

   "Es una victoria importante en nuestra larga lucha contra el VIH y las infecciones de transmisión sexual, y un paso importante para tener una generación libre de sida", ha celebrado la directora general de la OMS, Margaret Chan.

   Este anuncio histórico ha sido comunicado por el ministro de Salud Pública de Cuba, Roberto Morales Ojeda, en una conferencia de prensa retransmitida en directo desde la sede de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en Washington (Estados Unidos).

   Una de las intenciones de la organización, según ha indicado Morales, es velar por la población cubana y que las regiones exteriores también se beneficien del conocimiento de los recursos humanos que ha desarrollado el país.

   "Para nosotros es un gran honor poder encontrarnos en la sede de la OPS recibiendo este certificado, que es el resultado de la validación del la transmitisión materno infantil en nuestro país de la sífilis y del VIH, en nombre de nuestro país y de los más de 500.000 trabajadores que han colaborado en ello", ha indicado el doctor.

   En ese sentido, Morales ha explicado que el sector sanitario de investigación se encuentra "en constante proceso de transformación para lograr cada día mayores condiciones de bienestar en su población" y poder así "constribuir a construir un modelo que está sustentado en la atención primaria de salud" que trabaja en las enfermedades de transmisión, entre otras.

   DATOS MUNDIALES

   Según datos a nivel mundial, se estima que cada año 1,4 millones de mujeres con VIH se quedan embarazadas, lo que hace que tengan entre un 15 y un 45 por ciento de probabilidades de transmitir el virus a sus hijos durante el embarazo, el parto o la lactancia.

   Sin embargo, el riesgo puede reducirse a poco más de un 1 por ciento gracias al uso de medicamentos antirretrovirales, que no logran eliminar el virus del organismo de la madre pero lo reducen a niveles indetectables.

   Esto ha propiciado que en los últimos cinco años se haya reducido casi a la mitad el número de recién nacidos con VIH, de los 400.000 de 2009 a los 240.000 de 2013, pero la OMS reclama mayores esfuerzos para conseguir el objetivo de menos de 40.000 nuevas infecciones anuales en 2015.

   Por otra parte, en el caso de la sífilis, se estima que casi un millón de mujeres embarazadas en todo el mundo están infectadas con sífilis, lo que puede dar lugar a una pérdida prematura del feto o un mayor riesgo de muerte neonatal, bajo peso al nacer o infecciones graves.

   Como sucede con el VIH, la intervención precoz también puede evitar la mayoría de estas complicaciones, en este caso mediante el uso de la penicilina.

   La OMS lleva trabajando en Cuba desde 2010 para impulsar una iniciativa regional que elimine estas transmisiones madre-hijo, y para ello ha ampliado el acceso precoz a la atención prenatal, el uso de pruebas diagnósticas de ambas patologías durante el embarazo, y el uso de cesáreas en estos casos.