2 de octubre de 2006

Cuba.- Jorge Edwards desea a Castro que muera "tranquilo" y a los cubanos una transición "razonable, humana y pacífica"

El chileno cree en la democracia interna de Cuba y considera que no es posible que "los de Miami" quieran ahora volver al año cincuenta

MADRID, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

El escritor chileno Jorge Edwards le desea A Fidel Castro una muerte tranquila, lectura y meditación. A los cubanos, sin embargo que tengan "una transición razonable, humana y pacífica, pero eso no es muy fácil" comenta el escritor sobre el futuro cercano del mandatario y el pueblo cubano. Así lo expresó en una entrevista a Europa Press con motivo de la reedición en español tres décadas después de su obra más polémica "Persona non grata".

"Yo no preparé la enfermedad de Fidel Castro.Mi libro salió justo cuatro días antes de que él se enfermara", declaró el escritor chileno Jorge Edwards sobre la coincidencia de reedición de "Persona non grata" treinta y tres años después con la delicada situación de salud del mandatario cubano.

El premio Cervantes 1999 relata en esta obra sus vivencias en Cuba cuando pertenecía al servicio diplomático chileno del gobierno de Salvador Allende. Edwards se enfrentaba entonces a la difícil misión de reanudar las relaciones diplomáticas entre ambos países justo depués de que Allende asumiera el poder. El dictador cubano lo expulsó de la isla solo tres meses después de su llegada en 1971 a La Habana.

Sobre la coincidencia temporal con el estado de salud de Castro el chileno afirma que este espectáculo, mediante el cual Raúl Castro se hizo con el poder de forma temporal, ha causado un mayor interés por el libro. Esto ha hecho que el libro se lea mucho más, comenta.

DE PRIMERA MANO

La intención de la obra del primer intelectual hispanoamericano de izquierdas en criticar a Fidel Castro sigue estando de actualidad para el escritor de setenta y cinco años. "Esencialmente lo que me llama más la atención hoy día y que me parece el rasgo más permanente es el espíritu de confrontación y guerra que domina en Fidel Castro".

Durante la breve estancia del ex-diplomático en la isla, Edwards conoció nada más llegar al dictador, quien la primera noche nada más llegar, recuerda el escritor le dijo: "Ustedes los chilenos pídanme ayuda si la necesitan porque nosotros somos malos para producir, pero para pelear sí que somos buenos. Mi conclusión, después de todos estos años es que habría sido mucho mejor que esto fuera al revés, que fueran malos para pelear y buenos para producir pues quienes pagan las consecuencias son los cubanos y los latinoamericanos que fuimos muy zarandeados e intervenidos muchas veces desde Cuba", afirma.

ANÁLISIS SOCIAL

Además Edwards declara que "el espíritu de confrontración, finalmente, es el flanco débil del marxismo porque Marx lo consigue todo con una lucha interna de la sociedad, la guerra de clases. Yo creo que el sentido de colaboración y del consenso es muy importante. Yo lo vi especialmente en España cuando se salía de la dictadura".

De esta manera, con este libro de memorias en el que cuestiona la Revolución Cubana, Jorge Edwards se convirtió en uno de los seres más detestados de Fidel Castro. Fue acusado de ser agente de la CIA por Ariel Dorfman e incluso llegó a sufrir amenazas contra su integridad. No solo fueron los partidarios del lider revolucionario quienes se alzaron contra él sino también los propios chilenos le dejaron a parte. "Publicar este libro significó que dejara Chile, que me fuera de la Diplomacia. Quedé fuera del Chile oficial de izquierdas y del Chile de oposición, pero también quedé exiliado del exilio de chilenos, recuerda Edwards.

Su sentido del humor, le llevó a extraer los aspectos positivos de aquel momento y esa soledad "fue muy buena porque me obligó a ser escritor y aunque estaba solo se acompañaba de algunos de los grandes escritores del momento como Carlos Barral, Octavio Paz, Mario Vargas Llosa, Jaime Gil de Biedma.

El escritor comenta sobre la fortaleza de Castro que él "pretenderá que es tan fiero, pero no puede serlo. Es imposible que lo sea. Yo le he visto en las fotografías últimas muy demacrado, debilitado. Parecería que Hugo Chávez va a darle energía y vitaminas, pero la vida es lo que es. La limitación es parte de la vida. Fidel es un hombre que siempre ha rechazado la naturaleza, que es lo que a uno le pone límites. La edad, la salud... pero no solo ahí. Fidel ha rechazado la naturaleza incluso en la vida económica. Hace cosas que van contra la naturaleza".

CONTRA NATURA

Edwards recuerda sus encuentros con el dictador; en uno de ellos le dijo que iban a hacer un queso Camembert mejor que el francés. Ante esta pretensión el Premio Nacional de Literatura de 1994 le contestó "eso es como si viniera un rumano y dijera que ellos van a hacer un daiquirí mejor que el de Cuba". Según el escritor ahora Castro quiere superar la vejez y la enfermedad "pero la realidad va a dominarle a él".

"Estamos cerca de un cambio histórico extraordinario que se acerca a pasos agigantados", comenta sobre la situación política en la Isla. En cuanto a la conmoción social que vive en estos momentos el pueblo cubano Edwards piensa que "hay un cambio que ya comenzó a pesar de que la calle tiene mucho miedo y no tiene la posibilidad de expresarse. Lo característico de Cuba es el miedo en todos los sectores", afirma.

Además reiteró que muchos de los escritores que conoció dentro de la isla eran "fidelistas fanáticos", una vez que ponen pie "fuera de repente eran antifidelistas". Así incide Jorge Edwards en la falta de libertad de expresión de los cubanos y justifica así que no se puede creer en las manifestaciones pro-castristras que se ven habitualmente. "Aprendí a leer una realidad distinta de nuevo. Llegué a convertirme en experto en leer lo que hay detrás de la apariencia", recuerda.

"A Fidel Castro le deseo que se muera tranquilo y que lea un poco y medite un poco. A los cubanos, les deseo que tengan una transición razonable, humana, pacífica y razonable, pero eso no es muy fácil" comenta el escritor sobre el futuro cercano del mandatario y el pueblo cubano. Lo que teme Edwards es que la presión de los cubanos en el exilio de Miami será muy dura y que querrán recuperar situaciones imposibles de recuperar.

TRANSICIÓN CUBANA

"La democracia interna en Cuba existe y yo respeto mucho a los disidentes cubanos como Raúl Rivero, que llevan esa lucha con mucha dignidad", declaró. Las claves para que proceso de transición cubano sea positivo y sin confrontación pasa por tener en cuenta "treinta años de historia" y añadió que "no es posible que lleguen ahora los de Miami queriendo volver al año cincuenta y que a partir de hoy se haga algo posible".

NUEVO POPULISMO

Licenciado en Derecho y en Filosofía, Edwards encuentra ciertos parecidos entre los dictadores Augusto Pinochet y Fidel Castro. "Son los dos machistas y creen en la fuerza" afirma.

América Latina experimenta en un auge del populismo. Esto se debe "a la decepción porque las fórmulas políticas no funcionan y el atraso y la pobreza continúan, explicó. "Están hartos de esperar". Sobre la expectación que produce el bolivariano Hugo Chávez, Jorge Edwards es muy crítico y considera escandaloso que "reparta el dinero venezolano fuera porque en Venezuela hay mucha pobreza y retraso, "esto en Chile es intolerable porque tuvimos una experiencia dura y algo aprendimos". Edwards considera que Chile tenía más tradición jurídica y que a pesar de haber existido otros dictadores "en cierta medida ha prevalecido un cierto estado de derecho". Sin embargo critica con dureza al resto de los países de América Latina que "posiblemente no han aprendido la lección. Es duro decirlo, pero yo creo que sí".