10 de diciembre de 2007

DDHH.- Survival identifica a EEUU o Canadá entre los diez países que más violaron los derechos indígenas en 2007

MADRID, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

La organización internacional Survival nombró, con motivo del Día Internacional de los Derechos Humanos, a los "diez terribles", es decir, la lista de países que más violaron los derechos de los indígenas durante el año 2007. En esta ocasión, según la ONG, fueron Indonesia, Australia, Canadá, Estados Unidos, Nueva Zelanda, Botsuana, Brasil, Perú, Paraguay y Malasia

En el caso de Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Estados Unidos, la organización les reprocha que fueran las únicas democracias liberales que en septiembre votaron en contra de la aprobación de los Derechos de los Pueblos Indígenas de la ONU, en la que votaron a favor 143 países.

La lista facilitada por Survival pretende denunciar injusticias de toda índole, como las sufridas por los bosquimanos en Botsuana. Desde 2002, los nativos están impedidos de volver al Kalahari Central, a pesar de que un juicio dictaminó el pasado año que la expulsiones fueron "ilegales e inconstitucionales", denuncia en un comunicado.

El Gobierno indonesio, por ejemplo, ejerce una violencia atroz sobre los indígenas de Papúa Occidental a través de su Ejército, además de explotar sus tierras, junto con compañías de origen extranjero. Algo parecido a esto último sucede también en Malasia y Paraguay, donde las empresas madereras están acabando con el bosque habitado por los nativos, con la aparente permisividad, en el último cso, del Gobierno de Nicanor Duarte.

En Perú, el Gobierno dió vía libre a las empresas petroleras y a los taladores ilegales para explotar sus tierras. Allí habitan quince de los últimos pueblos indígenas aislados, aunque el presidente sugirío recientemente que dichos pueblos no existían.

Mientras, en Brasil el problema del Gobierno es de no intervención, ya que hay una batalla abierta entre los ganaderos que ocupan las tierras de los guaraníes y éstos, cuyos suicidios ascienden ya a 26, lamentó la ONG.