Denuncian una "trampa" de la administración de EE.UU para deportar a un mexicano oculto en una iglesia

Denuncian una "trampa" de la administración de EE.UU para deportar a un mexicano oculto en una iglesia
26 de noviembre de 2018 TWITTER/@THETINAVASQUEZ

CIUDAD DE MÉXICO, 26 Nov. (Notimérica) -

El mexicano Samuel Oliver-Bruno llevaba 11 meses refugiado en una iglesia de Carolina del Norte, en Estados Unidos, para evitar una orden de deportación que aún no se había hecho efectiva, mientras trataba de solicitar asilo en el país. La semana pasada era tenido por las autoridades en lo que varias organizaciones sociales han considerado una "trampa" administrativa.

Samuel Oliver-Bruno, de 47 años, se encontraba realizando uno de los trámites requeridos por la administración de Estados Unidos para solicitar el asilo en el país, informa a medios locales la organización Alerta Migratoria NC, cuando fue arrestado. Acudió a la Oficina del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), llamado por sus funcionarios, para registrar sus huellas y poder legalizar su situación. El mexicano quería quedarse con su mujer y su hijo, ambos residentes en Estados Unidos.

Sin embargo, cuando llegó al lugar, varios agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE), sin uniforme ni identificación, le detuvieron. Según el medio 'Televisa News', después de ser arrestado, el detenido pidió ayuda a su comunidad y a un grupo en defensa de los emigrantes, que denunciaron una supuesta "trampa" administrativa ante los medios de comunicación, haciendo que su historia sea viral.

Igualmente, personas cercanas a Oliver-Bruno y su familia llevaron a cabo una protesta y han tratado de impedir que los agentes se llevaran al hombre, pero acabaron siendo detenidos. El ICE sostiene que Oliver-Bruno no tiene ninguna base legal para permanecer en el país.

Según el diario 'The News&Observer', el mexicano emigró por primera vez a Estados Unidos en 1994, siguiéndole su mujer dos años después. En mayo de 2014 fue arrestado, declarándose culpable de haber entrado en el país con documentos falsos. En 2016 fue puesto en libertad y fue a finales de 2017 cuando decidió buscar refugio en la iglesia de Carolina del Norte temeroso de ser deportado, donde ha permanecido hasta ahora.

Contador