Desarticulado una grupo de 'lanzas' chilenos tras cometer 41 robos en varias provincias españolas

Desarticulado una grupo de 'lanzas' chilenos tras cometer 41 robos en varias provincias españolas
15 de noviembre de 2018 EUROPA PRESS

SEGOVIA (ESPAÑA), 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

La operación Siriux desarrollada por la Guardia Civil ha terminado con la desarticulación de un grupo criminal de 'lanzas' chilenos, perfectamente organizado especializado en el robo de viviendas habitadas. Se ha detenido a sus once integrantes.

El resultado lo ha presentado este jueves en la Comandancia de Segovia la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones; junto a la subdelegada en Segovia, Lirio Martín; al jefe de la Comandancia, teniente coronel José Luis Ramírez, y al comandante Enrique Barrio, de la Unidad Central Operativa (UCO).

Al grupo se le imputan cuatro robos, cometidos en viviendas de las provincias de Segovia (2), Madrid (31), Valencia (3), Toledo (2), Málaga (1) y Sevilla (2). Todos ellos cometidos en los últimos tres meses, aunque también habían actuado en Francia e Italia.

Los detenidos son siete chilenos, dos colombianos, un marroquí y una española, entre los que se incluyen los encargados de recepciones y dar salida posteriormente a los objetos sustraídos, entre los que aparecen aparatos electrónicos, joyas y herramientas, entre otros.

La investigación comenzó en abril, al detectarse un considerable aumento de este tipo de robos en las provincias de Madrid y Segovia, con un mismo modo de actuación, propio de los conocidos como 'lanzas' chilenos, que están especializados en el robo de viviendas habitadas.

El grupo lo conformaban personas con mínimo arraigo en España y que residían temporalmente en el país como por otras cuyo único propósito era trasladarse a territorio español para llevar a cabo una campaña de robos, antes de regresar a su país de origen.

Los componentes residían principalmente en pisos 'okupa', buscados y ofrecidos por una española que daba cobertura al grupo mientras sus integrantes permanecían en España, tal y como han explicado tanto Barcones como los representantes del Instituto Armado. Así, eludían utilizar establecimientos hosteleros o viviendas de alquiler, lo que ha complicado la labor policial.

Las actuaciones siempre incluían un mínimo de tres personas, que rotaban dentro de la organización a la hora de cometer los robos y protagonizar roles como la elección de objetivos, vigilancias y el transportes de los efectos sustraídos, así como su venta posterior.

Con la colaboración de las autoridades chilenas se ha conseguido identificar a los detenidos, puesto que algunos de ellos habían sido identificados en países como Francia e Italia por hechos similares, aunque contaban con documentación falsificada.

Se han llevado a cabo siete registros en los municipios de Madrid y Getafe y se han recuperado cientos de piezas de joyería y aparatos electrónicos, que ya pueden ser reconocidos por sus legítimos propietarios. También se han intervenido dos pistolas simuladas y gran variedad de herramientas.

La mayoría de las joyas sustraídas eran enviadas al país de origen de los detenidos, ocultas en maletas, por vía aérea, aunque una parte eran entregadas en un establecimiento de 'Compro Oro' de la capital madrileña, sin registro ni control administrativo.

Mientras, los aparatos electrónicos o informáticos eran recibidos por una persona de nacionalidad marroquí, que se hacía cargo de la mayoría y que posteriormente vendía. Esta persona también ha sido detenida.

La operación ha sido protagonizada por la UCO y por las unidades orgánicas de Policía Judicial de las Comandancias de Segovia y Madrid, con la coordinación del juzgado de primera instancia e instrucción número 5 de Segovia, que ha decretado prisión para todos los detenidos.

El teniente coronel Ramírez ha explicado que las investigaciones comenzaron cuando un agente fuera de servicio que paseaba por una localidad segoviana observó un vehículo que le hizo sospechar por "no ser de la zona". Tiempo después, ese vehículo fue detectado en un control de Tráfico, que trató de eludir. Finalmente, fue interceptado por los agentes y sus ocupantes, identificados.

Por su parte, el comandante Barrio ha destacado la colaboración de Europol y de las autoridades chilenas. Además, ha destacado la "especificidad" de este tipo de delincuentes, que vienen a España para campañas "muy concretas".