15 de julio de 2009

Desequilibrio comercial China-EEUU no es sostenible: funcionario

Por Doug Palmer

PEKIN (Reuters/EP) - El desequilibrio comercial entre China y Estados Unidos no es sostenible y ambos países tienen una responsabilidad conjunta para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, dijo el miércoles el secretario de Comercio de Estados Unidos, Gary Locke.

En comentarios preparados para un discurso en la Cámara de Comercio Estadounidense, Locke dijo que China debería cambiar su modelo de crecimiento basado en las exportaciones, aumentar su flexibilidad en el tipo de cambio y abrir más sus mercados.

Locke, que visitará Pekín y Shanghai, planea promover la tecnología en energía limpia como un área en la cual la industria estadounidense pueda encontrar oportunidades en China.

"La relación comercial de Estados Unidos y China tiene que evolucionar en todas nuestras áreas de acuerdos. Hay preocupaciones y asuntos estructurales profundos que deben ser abordados", dijo Locke.

"La principal de ellas es un desequilibrio en el comercio bilateral que simplemente no puede sostenerse. El crecimiento basado sobre las exportaciones chinas consumidas por los estadounidenses cargados de deuda entregó años de prosperidad -pero también sembró algunas de las bases de nuestros problemas económicos actuales", dijo.

Estados Unidos es el segundo socio comercial de China después de la Unión Europea, y representa un 18 por ciento del total de las importaciones y exportaciones de China.

Según Locke, el presidente Barack Obama busca restablecer el balance en el comercio de los dos países, y señaló que el déficit comercial de Estados Unidos con China fue de 270.000 millones de dólares durante el 2008.

El funcionario alabó a China por tomar medidas que estimulan su economía interna, pero dijo que podría ayudar aún más a la economía mundial con mayores reformas.

"Si China permitiera mayor flexibilidad en sus tipos de cambio y abriera sus mercados internos a las importaciones y la inversión extranjera directa, aceleraría el regreso del mundo al crecimiento", afirmó el funcionario.

Locke, que realiza su primer viaje a China como miembro del Gobierno de Obama junto con el secretario de Energía estadounidense, Steven Chu, dijo que era vital que ambos países redujeran la emisión de gases de efecto invernadero, culpables del calentamiento global.

"Como los dos principales emisores de dióxido de carbono, Estados Unidos y China tienen la responsabilidad especial de tomar medidas", dijo Locke.

"La implementación generalizada de la eficiencia energética y tecnologías de energía limpia es también la única forma en que nuestra economía puede seguir creciendo mientras se previenen los efectos catastróficos del cambio climático".

Locke reconoció que Estados Unidos y otros países desarrollados han sido los mayores contribuyentes a las emisiones causantes del efecto invernadero durante los últimos 150 años, pero dijo que esto no excluye a China o a otros países en desarrollo de la necesidad de reducir sus emisiones.