17 de abril de 2008

Desplazados.- Más de 26 millones de personas viven desplazadas dentro de su propio país por conflictos armados

Las personas que han tenido que huir de sus hogares aumentan de un año para otro en Irak, Somalia, RDC, Sudán y Colombia

MADRID, 17 Abr. (EUROPA PRESS) -

Más de 26 millones de personas viven hoy en día desplazadas dentro de su propio país, según revela un informe del Observatorio del Desplazamiento Interno (IDMC), que explicó que los países con más desplazados internos no han cambiado y siguen siendo Irak, República Democrática del Congo (RDC), Somalia, Sudán y Colombia.

El estudio de IDMC explica que esta proporción de desplazados en el mundo es la mayor desde principios de los años noventa. En 2006, el IDMC --dependiente del Consejo Noruego de Refugiados (NRC)-- había estimado en 24,5 millones el número de desplazados internos en el mundo, por lo que la cifra ha subido casi dos millones en dos años.

Además, el informe revela que en más de 50 países estas personas, sobre todo niños y mujeres, "fueron víctimas con demasiada frecuencia de las peores violaciones de los Derechos Humanos". Algunos desplazados relataron que "tuvieron que soportar agresiones continuas, el hambre, enfermedades y la falta de una vivienda digna".

Antonio Guterres, Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), señaló en la presentación del informe que "la falta de ayuda de ciertos Estados a proporcionar protección y ayuda adecuada a sus propias poblaciones desarraigadas" es la culpable de esta situación.

El número de desplazados el año pasado aumento rápidamente en Irak, con cerca de 2,5 millones de desplazados, un millón más que en 2006. Un problema que también se registró en la República Democrática del Congo, con 1,4 millones de desplazados, mientras que en Somalia hay actualmente un millón.

Las cifras tampoco dejaron de crecer en Sudán, donde hay 5,8 millones de desplazados, y en Colombia, con cuatro millones. En conjunto, el informe del IDMC revela que estos cinco países albergan más de la mitad de desplazados de todo el mundo.

La secretaria general del NRC, Elisabeth Rasmusson, coincidió con Guterres en que "a pesar de ser responsables del bienestar de los ciudadanos dentro de sus territorios, muchos gobiernos en 2007 no estuvieron dispuestos y eran incapaces de prevenir que la gente fuera obligada a huir de sus hogares".