2 de junio de 2011

Detenido en España el líder de una banda de sicarios colombianos

- Vivía en Valencia, bajo una identidad falsa, donde continuaba con sus actividades de tráfico de droga y asesinatos por encargo

MADRID, 2 Jun. (OTR/PRESS) -

La Policía española ha detenido a un peligroso sicario colombiano, Alberto Alarcón Quintero, alias 'Pipi', uno de los 24 jefes de bandas criminales más buscados del país hispanoamericano. Vivía en Valencia, con una identidad falsa, y desde allí continuaba con actividades delictivas de tráfico de drogas y sicariato. Se le buscaba en todo el mundo por participar en 2006 en el asesinato de un hombre en Cali que recibió varios disparos a quemarropa.

La organización de sicarios 'Los Candelos' es una de las más activas de Santiago de Cali (Colombia). Su líder, Carlos Alberto Alarcón Quintero, alias 'Pipi', de 38 años, que figuraba entre los 24 jefes de bandas criminales más buscados por la Policía colombiana, había huido del país.

Sobre Alarcón Quintero recaía una Orden Internacional de Detención por su participación en el año 2006 en el homicidio de un hombre en Cali que recibió varios disparos a quemarropa. Según ha informado la Policía Nacional, su foto figuraba en un cartel con los delincuentes más buscados de Colombia que la policía colombiana difundió y que el propio expresidente del país, Álvaro Uribe, presentó durante un Consejo de Seguridad celebrado en la capital de Valle del Cauca.

ARRESTADO EN UNA PLAZA CERCANA A SU CASA

Las investigaciones comenzaron el pasado mes de octubre. En ese tiempo, la colaboración de los agentes de la Dirección de Investigación Criminal de la Policía Nacional de Colombia con la Policía Nacional permitió comprobar que Alarcón Quintero se encontraba en España, concretamente en Valencia.

La actuación conjunta de ambas policías continuó, lo que llevó a averiguar que el sicario se había ocultado tras una identidad falsa y continuaba con sus actividades de narcotráfico y crímenes por encargo. Tras un período de seguimiento, se localizó su lugar de residencia y los agentes identificaron cuál era la identidad falsa que utilizaba. Finalmente, se le detuvo en una plaza cercana a su domicilio.

Ahora, está a la espera de que se decida su entrega a España. El detenido se encuentra en prisión, una vez que el juez central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional le ha tomado declaración y ha decretado su ingreso en la cárcel.