18 de noviembre de 2015

Detienen a dos policías por lanzar tiros al aire en manifestación de Brasilia

Detienen a dos policías por lanzar tiros al aire en manifestación de Brasilia
TWITTER/@MARCHAMULHERES

RÍO DE JANEIRO, 18 Nov. (Notimérica) -

Dos policías han sido detenidos este miércoles en Brasilia por lanzar tiros al aire durante la manifestación antirracista de la Marcha de las Mujeres Negras, que ha reunido a miles de personas en las avenidas centrales de la ciudad y que a causa de este incidente ha acabado marcada por los tumultos.

Según la Policía Civil uno de los agentes detenidos ha disparado cuatro tiros alegando que se sentía amenazado por los manifestantes que se encontraban en la Explanada de los Ministerios.

El policía, natural del Estado de Sergipe, ya fue detenido la semana pasada por presuntamente amenazar con un arma a otros manifestantes y ahora prestará declaración en la Corregedoria de la Policía Civil del Distrito Federal.

Según medios locales uno de los agentes detenidos habría estado formando parte en los últimos días de la acampada instalada frente al Congreso Nacional y que pide el 'impeachment' de la presidenta Dilma Rousseff y la vuelta de la dictadura militar.

Los tumultos que han seguido a los disparos han provocado precisamente un enfrentamiento entre los manifestantes de la protesta feminista y antirracista y los que piden la salida de Rousseff del Gobierno.

En medio de la tensión la policía ha usado spray de gas pimienta para dispersar a los manifestantes y uno de los afectados ha sido el diputado federal Paulo Pimenta (Partido de los Trabajadores), que ha sido llevado al servicio médico de la Cámara de los Diputados.

Los Bomberos han enviado cuatro vehículos para atender a posibles heridos pero a media tarde no había confirmado ningún caso de gravedad.

La manifestación pretendía dar visibilidad a la doble discriminación que sufren las mujeres negras en Brasil y luchar contra iniciativas de corte conservador que están en marcha en el Congreso Nacional.

Las líderes del movimiento tenían previsto reunirse con la presidenta Dilma Rousseff en el Palacio del Planalto aproximadamente a la misma hora en la que han ocurrido los incidentes y por el momento no consta que la cita haya sido cancelada.