Detienen a un líder sindical opositor de Venezuela tras una protesta de trabajadores

Detienen a un líder sindical opositor de Venezuela tras una protesta de trabajadores
3 de diciembre de 2018 TWITTER /@CIVILISDDHH

CARACAS, 3 Dic. (Notimérica) -

El secretario general del Sindicato de Trabajadores de Ferrominería del Orinoco, Rubén González, ha sido detenido este sábado por las autoridades venezolanas cuando regresaba de la protesta de la Intersectorial de Trabajadores de Venezuela, convocada en Caracas para exigir mejoras laborales en el marco de la crisis económica que está atravesando el país.

La detención tuvo lugar en la autopista a la altura de la ciudad de El Tigre, mientras el activista regresaba a la ciudad de Puerto Ordaz, a 800 kilómetros, donde reside, recoge el diario español 'El País'.

Según han señalado trabajadores y dirigentes de la oposición al citado medio, el arresto de González tuvo lugar tras la detención por parte de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) de un autobús en el que viajaban 60 empleados de la compañía que habían acudido a la protesta, de los cuales 10 han sido detenidos y trasladados a la cárcel El Dorado.

Funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) trasladaron a González a la Cárcel de la Pica, un centro penitenciario para presos de alta peligrosidad, según han informado dirigentes opositores del país.

Por su parte, fuentes sindicales han anunciado que el líder opositor se enfrentará a un juicio militar aunque, por el momento, se desconoce de qué se le acusa.

En el año 2009 ya se enfrentó a prisión durante un año y medio por motivos relacionados con actividades reivindicativas, similares a los acontecidos actualmente. Este hecho no intercedió en los objetivos de González, ya que desde entonces ha continuado encabezando múltiples manifestaciones para mejorar las condiciones de la mencionada empresa estatal.

Respecto a su arresto se ha pronunciado 'Derechos Humanos Provea', ONG que ha afirmado que "Rubén es un nuevo preso político de la dictadura" y que "es una grave violación de derechos humanos", recoge 'El País'.

Contador