18 de diciembre de 2016

Día del Migrante: panorama actual en Iberoamérica

Día del Migrante: panorama actual en Iberoamérica
REUTERS

MADRID, 18 Dic. (Notimérica) -

A lo largo de la historia de la humanidad, la migración ha sido significado de búsqueda de una vida mejor en la que se puedan cumplir las necesidades básicas de las personas y la determinación individual para superar la adversidad de los países de los que proceden.

Aunque se tengan como referencia diversos conflictos nacionales y las dos guerras mundiales que asolaron el mundo durante el pasado siglo, estos precedentes no parecen determinar la detención y freno de estas migraciones, por lo que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) determinó en diciembre del año 2004 el día 18 de diciembre como el Día Internacional del Migrante.

Los Derechos Humanos y las libertades fundamentales de los migrantes son dos de los principales pilares sobre los que se establecen las actividades con las que tanto organizaciones gubernamentales como no-gubernamentales conmemoran este día en los diversos estados miembros de la ONU.

Los desplazamientos forzados han aumentado durante este año, igual que lo hicieron en 2015. Al término del año, se contabilizaron cerca de 65,3 millones de personas desplazadas de manera forzosa en todo el mundo, a consecuencia de la persecución, conflictos y violencia generalizada o violaciones de Derechos Humanos.

Aunque gran parte de la atención internacional ha estado centrada en los refugiados que llegan a Europa, durante el año 2015 se destacó otra crisis de protección en América central, donde el aumento de violencia en países como El Salvador, Guatemala y Honduras obligó a miles de personas a emigrar hacia México y Estados Unidos, una tendencia que continúa en la actualidad.

Además, Venezuela y Ecuador son dos países de interés para la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), ya que incluyen a personas en situación similar a la de los refugiados. Por su parte, Colombia continúa siendo el primer país del mundo en población de desplazados internos.

LAS MUJERES

En líneas generales, el panorama migratorio ha cambiado en las últimas décadas. En la actualidad los movimientos de población son con frecuencia interregionales debido, principalmente, a la situación política y económica de los países. Además, la tendencia ha dado lugar a la 'feminización de la migración', según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Al contrario que los migrantes internacionales, en la migración interregional predomina la femenina sobre la masculina. Además, en ocasiones la situación de vulnerabilidad de las migrantes se ve deteriorada por los abusos físicos y sexuales durante el proceso de desplazamiento.

Además, en muchas ocasiones las mujeres migrantes se enfrentan a una doble discriminación en el mercado de trabajo, como mujeres y como extranjeras. Es común que se las discrimine como resultado de los estereotipos y creencias culturales y religiosas tradicionales, por lo que el gran desafío de la comunidad internacional se centra en derribar el sesgo de 'género' implícito en las migraciones.

MIGRACIÓN INFANTIL

Según ACNUR, la cantidad de niños, niñas y adolescentes no acompañados ascendió en un 330 y un 400 por ciento entre los últimos cinco años. La situación de estos menores extranjeros cobra especial importancia en la región de Centroamérica y los países del norte. Entre ellos, destaca México como el país de origen, destino y tránsito.

Los principales países en los cuales ocurren mayores flujos migratorios de menores corresponden a Paraguay, Nicaragua, Colombia y Bolivia y el porcentaje de niños que salen de su nación natal para buscar mejores condiciones fuera de sus fronteras supera el 13 por ciento de la población migrante total.

Dentro de las principales causas para migrar de niños, niñas y adolescentes se pueden mencionar la reagrupación familiar en el destino, la búsqueda de oportunidades laborales y educativas y la urgencia de escapar de situaciones de violencia social o abandono familiar.

Las migraciones de estos grupos vulnerables están marcadas por diversas problemáticas generalizadas, especialmente en la frontera entre México y Guatemala, donde no existe una perspectiva de la niñez en la política migratoria ni una legislación que la regule y la controle de manera eficaz.

La falta de mecanismos nacionales y bilaterales que aseguren el interés superior del niño, además de los abusos, extorsiones y el incremento de la trata de niños con fines de explotación laboral y sexual, son algunos de los problemas que deben ser erradicados en su totalidad con la mayor rapidez posible.

Es por eso que la niñez migrante representa uno de los temas clave que deben incorporarse en la agenda migratoria a nivel regional para establecer manuales de referencia sobre como deben regularse los desplazamientos de los niños entre los países iberoamericanos.

EMISORES Y RECEPTORES

Uno de los últimos informes realizados por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) titulado 'Nuevas tendencias y dinámicas migratorias en América Latina y el Caribe' indica que en los últimos 10 años todos los países de la región mostraron aumento en el número de emigrados, excepto Chile y Uruguay. Uno de los países con mayores desplazamientos es Venezuela.

Argentina y Chile han experimentado menores traslados nacionales hacia países latinoamericanos, debido a la estabilidad política y económica que han experimentado en la última década, además del sistema de visados, las oportunidades laborales y la existencia de redes migratorias que se dan en ambos países. Las naciones que reciben mayores cantidades de personas migrantes son Costa Rica, República Dominicana, Ecuador y México.