12 de abril de 2015

Directora PMA: "Si alguien no va a la escuela, siempre es la niña"

Las mujeres necesitan poder para su sostenibilidad

  • Directora PMA: "Si alguien no va a la escuela, siempre es la niña"
NOTIMÉRICA

   MADRID, 12 Abr. (Notimérica) -

   La directora ajunta del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas (ONU) en Bolivia, Marina García Real, muestra la labor del proyecto ante la precaria situación de las mujeres y los niños respecto a los problemas alimentarios y de sostenibilidad en las comunidades indígenas del país.

   García Real hace especial hincapié en la situación del colectivo femenino y asegura que "el objetivo también es conseguir que se incremente el número de niñas que van a la escuela, porque si hay alguien que no va, siempre es la niña".

   El PMA, que lleva trabajando en Bolivia durante 50 años, se centra en las zonas rurales donde hay más necesidades de alimentación, en las que se incluyen las zonas indígenas.

   Pese al crecimiento económico experimentado por Bolivia en los últimos años, de un 4,9 por ciento, el umbral de pobreza aún es alto, de un 45 por ciento, principalmente en las zonas rurales y los afectados son principalmente las mujeres y los niños.

   Para decidir en qué lugares va a actuar el PMA con el 'Proyecto País' (PP), entre los indicadores utilizados se realiza un análisis de vulnerabilidad alimentaria, que define en qué zonas es alta, media o baja.

   Entre los 339 municipios de Bolivia, se escogen en primera instancia los de alta vulnerabilidad, cuya situación es más urgente y que son aproximadamente un tercio de ellos.

   "Nos permite definir las zonas donde vamos a trabajar, en las que la disponibilidad, el uso o el acceso de alimentos genera una situación de inseguridad alimentaria", señaló la directora adjunta en una entrevista con Notimérica.com.

   Definidas las zonas, el PMA actúa en colaboración con los distintos niveles del Gobierno central, presidido por Evo Morales, y con el apoyo financiero de la Unión Europea (UE).

   El proyecto, iniciado en 2013 y que tiene un alcance de cinco años,  recoge 40 municipios. "Llegaremos, en función de los recursos de los que dispongamos, a unos 75.000 bolivianos", apuntó García, que trabaja en el programa desde 2013.

EMERGENCIAS REGULARES

   Los objetivos del PP se centran en tres actividades en las zonas más vulnerables: la alimentación escolar, el apoyo nutricional a las madres embarazadas y lactantes, y el desarrollo de medios de vida y de reducción de riesgos de desastre.

   Además, el PMA responde en caso de emergencia si el Gobierno acude a su ayuda cuando no pueda responder ante la catástrofe.

   García Real señaló que "el caso de Bolivia tiene la particularidad de sufrir emergencias regulares, es decir, sequías e inundaciones cada año o cada dos años, aunque también está ligado al cambio climático. Sabiendo esto, hay que estar preparados y prevenir o minimizar los efectos del desastre", resaltó.

   "En 2013 apoyamos el periodo de sequía del Chaco, al sur de Bolivia; en el 2014 ayudamos en las inundaciones, las más graves en el país en los últimos 50 años. Allí nos encontramos con poblaciones totalmente aisladas", añadió.

ALIMENTACIÓN ESCOLAR

   Según García, "la alimentación escolar es el programa estrella del PMA en todo el mundo, con una presencia en 75 países y que llega a unos 80 millones de personas al año".

   El programa utiliza los alimentos como un incentivo para que los niños asistan a la escuela en las zonas rurales, donde los recursos son escasos. "Allí, las familias prefieren que los niños se queden en casa ayudando. Conseguir que vayan a la escuela, donde van a tener una alimentación correcta y una educación adecuada, es un logro para el niño, la familia y la educación", dijo la directora.

   Con ello, el PMA se asegura de que los niños tienen dos comidas al día: una aportada por el programa y otra por el municipio. El motivo de esta colaboración "es que lo que hacemos es sostenible. Nosotros nos iremos pero va a seguir el municipio, eso es importante".

   Además, se incluye la creación de un huerto escolar que asegure una dieta más completa, y de cocinas ecológicas, aportando la infraestructura necesaria para la preparación de los alimentos del colegio.

   "Con todo esto, el objetivo también es conseguir que se incremente el número de niñas que van a la escuela, porque si hay alguien que no va, siempre es la niña". "Queremos empoderar a las mujeres, para que el día que nosotros nos vayamos, puedan seguir con las actividades que hemos iniciado", apuntó García.

Asistencia

MADRES EMBARAZADAS Y LACTANTES

   Otro objetivo del programa en las comunidades de Bolivia es incentivar que las madres embarazadas o en lactancia asistan a los centros de salud para asegurarse de que accedan a una alimentación necesaria y evitar futuros retrasos en el crecimiento del niño.

   Para facilitar los chequeos, el programa, en colaboración con el Gobierno, ofrece a las mujeres bonos por asistencia, además de apoyo y educación nutricional.

   "Hay que ponerse en la situación de una mujer campesina de una zona aislada. El hecho de viajar hasta el centro de salud no le merece la pena: el viaje es muy largo y el coste es elevado", afirma García.

DESARROLLO DE MEDIOS DE VIDA

   "La ayuda a las comunidades consiste realizar trabajos diferentes de desarrollo rural: recuperación y rehabilitación de tierras, creación de sistemas de riego, diques e infraestructuras mínimas. Esto es útil para la comunidad y revierte en todos ellos", explica.

   También el PMA ha sustituido los alimentos ofrecidos como incentivo por los trabajos realizados, por los cupones por activos o por capacitación.

   Según explica la directora del PMA, "cada persona, por trabajo realizado, recibe 'x' cupones que canjea por alimentos en una tienda local. Esos productos son nutricionales, elegidos previamente por nosotros y que hemos preparado a la tienda. Así, ellos tienen la libertad y la capacidad de decidir qué alimentos van a canjear, pero tenemos la tranquilidad de que serán alimentos nutritivos que van a ayudar a mejorar su situación de seguridad alimentaria".

   Tras el canje de los cupones, se realiza el pago a las tiendas locales, lo que ayuda a potenciar la economía local.

APOYO A BOLIVIA

   "El país ha progresado en cuanto a temas sociales. El derecho a seguridad alimentaria es constitucional y ya institucionalizado, un paso muy importante ya que se convierte en una prioridad para el Gobierno", señala.

   Las comunidades de Bolivia precisan de apoyo, "las mujeres e instituciones locales necesitan empoderamiento para su sostenibilidad", concluyó García.

Para leer más