23 de septiembre de 2014

El discurso de Emma Watson como embajadora de la ONU se hace viral

El discurso de Emma Watson como embajadora de la ONU se hace viral
CARLO ALLEGRI / REUTERS

NUEVA YORK, 23 Sep. (Notimérica/EP) -

   La actriz británica Emma Watson, designada embajadora de Buena Voluntad de la ONU hace seis meses, dio este domingo su primer discurso en la sede central del organismo en Nueva York, que se ha hecho viral en todo el mundo, en el que presentaba la campaña 'HeforShe', un movimiento solidario que pretende sumar a los hombres al feminismo.

   Su discurso, considerado por muchos como inspirador y determinante, reta a los hombres a que se sumen a una campaña que no pretende dejarlos al margen, sino integrarlos en un feminismo que "es tarea de todos", y que no se basa nunca en "el odio hacia los hombres".

   La campaña 'HeforShe' es un movimiento solidario dirigido a los hombres, para que tomen la palabra y acepten que "la igualdad de género no es sólo un asunto de mujeres, sino un asunto de Derechos Humanos, que requiere mi participación. Me comprometo a tomar acciones contra cualquier forma de violencia contra mujeres y niñas", texto que acepta firmar todo el que se sume al movimiento.

   Los embajadores de Buena Voluntad de la ONU proceden de ámbitos tan distintos como la cultura, el deporte o los medios de comunicación, y su cometido es realizar tareas en favor de los Derechos Humanos y los colectivos más desfavorecidos.

   "Los embajadores de Buena Voluntad se convierten en ocasiones en representantes directos ante las instituciones con capacidad de realizar cambios, participan en festivales benéficos, galas y otros eventos para recaudar fondos y realizan tareas de promoción en favor de los más necesitados", según explica UNICEF en su página web.

EL DISCURSO DE WATSON, ÍNTEGRO

   "Estamos lanzando la campaña HeForShe. Me dirijo a ustedes porque necesitamos de su ayuda. Tenemos que tratar de movilizar el mayor número de hombres y niños como sea posible para ser promotores del cambio. Nosotros no sólo queremos hablar de ello. Queremos tratar de asegurarlo en cosas tangibles. Fui nombrada Embajadora de Buena Voluntad de la ONU Mujeres hace seis meses.

   Cuánto más hablaba sobre el feminismo, más me daba cuenta de que la lucha por los derechos de las mujeres a menudo se ha convertido en sinónimo de odio hacia los hombres. Si hay una cosa que sé con certeza es que esto tiene que parar. El feminismo, por definición, es la creencia de que los hombres y las mujeres deben tener los mismos derechos y oportunidades. Es la teoría de la igualdad política, económica y social de los sexos.

   Cuando tenía 8 años, me llamaron mandona porque quería dirigir una obra de teatro para nuestros padres. A los 15 años, mis amigas no querían unirse a los equipos de deportes porque no querían parecer masculinas. A los 18 años, mis amigos chicos eran incapaces de expresar sus sentimientos.

   Entonces decidí que era feminista. Esto parecía complicado para mí. Pero mi investigación reciente me ha mostrado que el feminismo se ha convertido en una palabra impopular. Las mujeres están optando por no identificarse como feministas. Al parecer, se consideraba ser demasiado agresiva, anti hombres, muy fuerte, poco atractiva.

   ¿Por qué la palabra feminismo se ha vuelto tan impopular? Creo que es justo que me paguen lo mismo que mis compañeros varones. Creo que es justo que yo tome decisiones acerca de mi propio cuerpo. Creo que es justo que las mujeres participen en mi nombre en las decisiones políticas que afectan a mi vida. Creo que es correcto que socialmente se me dé el mismo respeto que a los hombres.

   Pero, lamentablemente, puedo decir que no hay un solo país en el mundo en el que todas las mujeres puedan esperar estos derechos. En ningún país del mundo se puede decir todavía que se ha alcanzado la igualdad de género. Estos derechos son considerados como derechos humanos, pero yo soy una de las afortunadas.

   Mi vida es un privilegio enorme porque mis padres no me aman menos por el hecho de ser mujer. Mi escuela no me limitó porque yo fuese una niña. Estas influencias son los embajadores de igualdad de género que me hicieron lo que soy hoy en día. Es posible que no lo sepan, pero son las feministas se necesitan en el mundo de hoy. Necesitamos más de esos.

   La palabra no es lo importante. Es la idea y la ambición detrás de esa idea, porque no todas las mujeres reciben los mismos derechos que tengo. De hecho, estadísticamente, muy pocos los tienen.

   En 1997, Hillary Clinton dio un famoso discurso en Beijing sobre los derechos de las mujeres. Tristemente, mucho de que quería cambiar sigue siendo cierto hoy en día. Menos del 30 por ciento de la audiencia eran hombres. ¿Cómo podemos lograr un cambio en el mundo en que sólo se invitó a una parte de la población a participar en la conversación?

   Hombres, me gustaría emplear esta oportunidad para extender una invitación formal. La igualdad de género es su problema, también. Hasta la fecha, he visto que el papel de mi padre como padre está valorado menos por la sociedad. He visto a hombres jóvenes que sufren enfermedades, incapaces de pedir ayuda por miedo a que se los tome por menos hombres. He visto a hombres frágiles e inseguros por lo que constituye como el éxito masculino. Los hombres no tienen los beneficios de la igualdad, tampoco.

   No queremos hablar de los hombres que están en prisión por los estereotipos de género, pero puedo ver que son. Cuando están libres, las cosas van a cambiar para las mujeres como una consecuencia natural. Si los hombres no tienen que ser agresivos con el fin de ser aceptados, las mujeres no estarán obligadas a ser sumisas. Si los hombres no tienen que controlar, las mujeres no tendrán que ser controladas.

   Tanto los hombres como las mujeres deben sentirse libres para ser sensibles. Tanto los hombres como las mujeres deben sentirse libres para ser fuertes. Es hora de que todos vemos el género como un espectro en lugar de dos conjuntos de ideales opuestos. Debemos dejar de definir entre sí por lo que no somos y empezar a definirnos a nosotros mismos por lo que somos. Todos podemos ser más libres y esto es lo HeForShe se trata. Se trata de la libertad. Quiero que los hombres asuman la responsabilidad de que sus hijas, hermanas y madres pueden estar libres de prejuicios, así como también, sus hijos tienen permiso de ser vulnerable y humanos, y al hacerlo, ser una versión más verdadera y completa de sí mismos.

   Se podría pensar: ¿quién es esta chica de Harry Potter? ¿Qué hace en la ONU? Me he estado preguntando lo mismo. Todo lo que sé es que me preocupo por este problema y quiero mejorarlo. Y después de haber visto lo que he visto y me dieron la oportunidad, siento que es mi responsabilidad decir algo. Edmund Burke dijo todo lo que se necesita para que las fuerzas del mal triunfen es que los hombres y mujeres buenos no hagan nada.

   En mi nerviosismo por este discurso por un momento dudé, luego me dije: "Si no yo, ¿quién?. Si no es ahora, ¿cuándo?". Ustedes tienen la oportunidad aquí. Si ustedes creen en la igualdad, les imploro: debemos luchar por un mundo unido, pero la buena noticia es que tenemos una plataforma. Se llama 'HeForShe'. Les invito a dar un paso hacia adelante, para ser vistos y les pido: "Si no yo, ¿quién? Si no es ahora, ¿cuándo?. Gracias".

Puedes ver el discurso subtitulado, aquí:

Previa YoutubeCargando el vídeo....

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...