6 de marzo de 2015

El diseño de las carreteras argentinas está desfasado y sería causa de accidentes

El diseño de las carreteras argentinas está desfasado y sería causa de accidentes
EUROPA PRESS

BUENOS AIRES, 6 Mar. (Notimérica) -

   La normativa vigente para el diseño geométrico de las carreteras argentinas data de 1967 y tuvo actualizaciones parciales en 1980, pero no reconoce todas las actualizaciones que un grupo de expertos elaboró en 2010 a pedido de la propia Dirección Nacional de Vialidad (DNV) y de esa manera evita la obligación de mejorar las carreteras.

   La Auditoría General de la Nación (AGN) realizó a finales de 2013 un 'Informe de estudio especial de seguridad vial' dirigido a la DNV, cuyo objetivo era estudiar la seguridad vial especialmente en su relación con la infraestructura de Argentina, es decir, cómo el estado de las carreteras puede afectar a la seguridad vial.

   En ese informe, la AGN da cuenta, entre otras cosas, de que las normas para el diseño geométrico de las carreteras argentinas "pueden ser consideradas como muy antiguas y sumamente desactualizadas" porque "no contienen los importantes avances y nuevos conocimientos adquiridos en estas últimas décadas".

   Es más, el informe señala que no sólo se han producido avances concretos sobre el diseño que no se reflejan en la normativa, sino que "la desactualización es tan notable que en este tiempo ha cambiado la 'filosofía' misma del diseño".

   La gravedad del asunto está relacionada directamente con los accidentes en carretera, ya que, como señala el informe, "los defectos de diseño pueden ser causa generadora (o iniciadora) de accidentes".

   La DNV encargó en 2008 una actualización de la normativa a un grupo de expertos en la materia, que en 2010 presentó sus conclusiones en "un trabajo muy completo, sin objeciones técnicas, de inmediata puesta en práctica que no requeriría más que la Resolución del Administrador General para su entrada en vigencia".

   Sin embargo, en la actualidad esta actualización de las normas todavía no ha entrado en vigor, algo por lo que también se lamenta la Academia Nacional de Ingeniería en un documento sobre ingeniería de la seguridad vial de 2013: "las actualizaciones de normas de diseño geométrico y recomendaciones de seguridad vial no cayeron en tierra fértil y las muertes siguen".

   Al caso del desfase en Argentina, la AGN contrapone los casos de Chile y España, donde las normativas y manuales para el diseño de carreteras están en continua revisión y actualización, incluso de manera anual.

FALTA DE INVERSIÓN Y MUERTES EN CARRETERA

   En su informe, la AGN recomienda encarecidamente a la DNV que haga entrar en vigor las actualizaciones a la normativa que ellos mismos encargaron y por las cuales, de hecho, pagaron un total de 1,7 millones de pesos (medio millón de dólares en 2010).

   La AGN dice desconocer los motivos por los que la actualización de 2010 no ha entrado en vigor, pero insinúa de manera clara que una de las razones sería la resistencia a invertir grandes sumas de dinero en infraestructura vial que mejoren la seguridad de la carreteras argentinas.

   "Las implicaciones económicas de una nueva normativa se derivarían de que el diseño de nuevos caminos, o actuaciones sobre los existentes, implicarán un mayor costo y, por ende, mayores presupuestos para la Dirección", señala.

   Ante esto, la AGN recuerda a la DNV que deben "valorarse debidamente los beneficios resultantes por reducción del número de víctimas fatales y todos los costos generados en los siniestros viales".

   La cifra de muertes por accidente vial en Argentina son muy altas: según el Observatorio Vial en 2013 murieron 5.209 personas, y este número asciende a 7.896 según la ONG Luchemos por la Vida.

   Pero más allá de las diferencias en números brutos, en ambos casos las cifras muestran el alarmante dato de que en las últimas dos décadas la disminución producida es muy pequeña, por lo que se puede hablar de un 'amesetamiento' del número de muertos por accidentes de tráfico en Argentina en las últimas dos décadas.

Para leer más