23 de diciembre de 2014

Disidentes cubanos, divididos por el histórico acuerdo entre EEUU y Cuba

  • Disidentes cubanos, divididos por el histórico acuerdo entre EEUU y Cuba
CLAUDIA DAUT / REUTERS

LA HABANA, 23 Dic. (Reuters/Notimérica) -  

   El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, decidió la semana pasada restablecer relaciones diplomáticas con Cuba después de 53 años de hostilidades, pero la disidencia cubana en Estados Unidos no ha tenido una reacción homogénea, sino que las respuestas al histórico acercamiento han sido divergentes.

   Además del acercamiento diplomático, Obama también decidió flexibilizar algunas de las medidas aplicadas sobre Cuba de bloqueo económico, para lograr un cambio de régimen en Cuba, y prometió promover la discusión en el Congreso para acabar definitivamente con el embargo comercial.

   El cambio de enfoque de Washington hacia La Habana ha dividido aún más las posiciones ya fragmentadas de la disidencia interna cubana en Estados Unidos que, aunque es ilegal, está tolerada.

   La viuda del fallecido disidente cubano Óscar Espinosa Chepe, Miriam Leyva, un ex funcionario y diplomático que acabó oponiéndose a la política económica cubana, ha afirmado: "Esto trae la esperanza de que al bajar las tensiones y haber conversaciones directas entre los Gobiernos, haya más posibilidad de participación [política] en Cuba con más tranquilidad".

   En la misma línea se ha manifestado el líder del movimiento disidente 'Somos +', Eliécer Avila, ingeniero de 29 años de edad: "Debemos acompañar al pueblo en el optimismo y la alegría y tratar de articularnos porque pasó la etapa de la férrea resistencia a la política propositiva" y ha añadido que esta oportunidad "no la debemos perder".

REACCIONES EN CONTRA DEL ACERCAMIENTO

   Sin embargo, otros opositores creen que Estados Unidos ha cometido un error, como es el caso de la líder de Damas de Blanco, Berta Soler, grupo formado por mujeres familiares de presos políticos cubanos, que ha afirmado que el problema de Cuba no es el embargo, sino la incapacidad del sistema socialista para resolver los graves problemas del país, incluyendo la cuestión de las libertades individuales.

   "Apoyamos que el Gobierno estadounidense mantenga el embargo porque el embargo no es el problema de Cuba", ha explicado Soler, que ha añadido que Obama "se ha equivocado", porque "piensa que estas nuevas relaciones con el Gobierno de Cuba son para beneficiar y favorecer al pueblo y no es así".

   El esposo de Soler, Angel Moya, que formó parte [al igual que Espinosa Chepe] de los 75 presos políticos cubanos condenados a largas penas en 2003 y liberados tras un acuerdo entre el presidente Raúl Castro y la iglesia católica, logrado entre 2010 y 2011, ha afirmado que la decisión de Obama puede lograr efectos contrarios a los buscados.

   "Los recursos que se derivan de este alivio del embargo los va a usar el régimen cubano para equipar, entrenar y perfeccionar la fuerza represiva contra activistas a favor de los Derechos Humanos", ha añadido Moya.

REUTERS

   Por su parte, el portavoz del Movimiento Cristiano Liberación, Regis Iglesias, y colaborador cercano del fallecido líder opositor Oswaldo Payá ha asegurado que "con embargo o sin embargo", "estamos reclamando los derechos del pueblo cubano y vamos a seguir trabajando".

   Precisamente, la hija de Oswaldo Payá, María Payá, ha enviado una carta a Obama en la que aclara que "no son las leyes estadounidenses las que impiden el mercado libre y el acceso a la información en Cuba, es la legislación impuesta por el Gobierno y su constante censura".

   "No se pueden esperar diferentes resultados haciendo las mismas cosas", ha añadido Payá, pero "lo nuevo no es tratar como normal a un Gobierno ilegítimo como el de La Habana, que nunca ha sido elegido por sus ciudadanos y que practica el asesinato de estado impunemente. Eso ya lo hacen el resto del los Gobiernos del mundo, sin consecuencias positivas para la democracia en mi país".

DOS ENEMIGOS HISTÓRICOS

   Estados Unidos y Cuba han sido enemigos ideológicos desde poco después de la revolución que llevó al poder a Fidel Castro en 1959. Las relaciones diplomáticas entre ambos países fueron interrumpidas en 1961 y poco después Washington lanzó un embargo comercial sobre la isla del Gobierno comunista.

   Obama ha afirmado que Cuba todavía tiene que avanzar en la lucha por los Derechos Humanos y en las reformas económicas lanzadas por Castro, que asumió el poder en el 2008 después de que enfermase su hermano Fidel, para modernizar el modelo socialista.

   Por su parte, Castro ha subrayado que lo más importante aún no ha sido resuelto, por lo que ha exigido el levantamiento del embargo, que considera como el principal problema para el desarrollo de Cuba.

REUTERS

   Representantes de los Gobiernos cubano y estadounidense planean tener su primera reunión a finales del próximo enero, aunque levantar el embargo que pesa sobre la isla no va a ser un camino fácil. Uno de los principales obstáculos puede ser la llamada Ley Helms-Burton, del año 1996, que intensificó las sanciones contra las compañías estadounidenses que realizasen actividades comerciales con Cuba y a los estadounidenses que visitasen la isla, una ley que sólo puede derogar el congreso de Estados Unidos.

   El incierto panorama hace que puedan pasar años antes de que las sanciones sean levantadas totalmente, incluso aunque la Casa Blanca quiera acelerar el proceso y Cuba mejore su historial de Derechos Humanos.

   Como parte de la nueva etapa en las relaciones se espera que el Departamento de Estado declare que Cuba ya no es un "Estado patrocinador del terrorismo" y que lo elimine de una lista que incluye a Irán, Sudán y Siria. Este paso no necesita la aprobación del congreso y podría facilitar el camino hacia el fin del embargo económico.

RELACIONADAS...

Cuba y Estados Unidos restablecen relaciones diplomáticas

Empresarios de EEUU deberán moverse rápido si se levanta el embargo a Cuba