30 de junio de 2014

Doce policías fueron asesinados en Honduras en 2014 y no hay culpables

Doce policías fueron asesinados en Honduras en 2014 y no hay culpables
REUTERS

TEGUCIGALPA, 30 Jun. (Notimérica/EP) -

   Doce agentes de la Policía fueron asesinados en el cumplimiento de sus deberes en Honduras, en apenas seis meses y aún no se ha detenido a los culpables. Las autoridades han lamentado las muertes y aseguran que garantizarán asistencia a las familias de los uniformados y que se castigará a los culpables.

   "El irrespeto a la autoridad es un problema que daña el Estado democrático. Es preocupante porque muestra una actitud desafiante a la organización social e institucional que tenemos como Estado", ha declarado el comisionado nacional de los Derechos Humanos (CONADEH), Roberto Herrera Cáceres. Los uniformados formaban parte de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC), del Escuadrón Cobras y de la Policía Preventiva.

   Las muertes se produjeron en los departamentos de Cortés, Atlántida, Comayagua, Cópan y Francisco Morazán. La primera muerte se produjo los primeros días de enero, cuando Bayron Cruz Padilla fue acribillado en el interior de su vehículo. Luego en febrero, otro agente murió en una tiroteo contra con una banda criminal. Los otros agentes murieron acribillados cuando cumplían labores de seguridad. El caso que conmocionó al país fue cuando degollaron a la agente de tránsito Pilar Pacheco el 8 de marzo.

   Herrera ha manifestado que cuando se priva de la vida a un agente de la autoridad no solamente se afecta su derecho a la vida sino que también se afecta a la comunidad, porque ellos prestan un servicio público. Desde la Policía han dicho que se da apoyo a las familias de los policías muertos y que un fondo de previsión cubrirá los gastos de la educación de los hijos de los oficiales y apoyo para las viudas.

   La muerte de la mayoría de los policías continúa impune, debido a que no se existen culpables imputados y sólo en el caso de la agente Pilar Pacheco se detuvieron varios sospechosos.