29 de noviembre de 2016

Domingo Liotta, el corazón natural del cardiólogo que creó el corazón artificial cumple 92 años

Domingo Liotta, el corazón natural del cardiólogo que creó el corazón artificial cumple 92 años
WIKIPEDIA

BUENOS AIRES, 29 Nov. (Notimérica) -

Domingo Liotta, el que fuera cardiólogo del general Juan Domingo Perón y uno de los médicos más célebres que Argentina conserva, celebra este martes su 92 cumpleaños y lo hace sin precisar se su principal contribución a la historia de la medicina: el corazón artificial.

El doctor Liotta se graduó en Medicina en la Universidad Nacional de Córdoba y en 1953 obtuvo su doctorado en Medicina quirúrgica. Dos años después desarrolló en la misma ciudad una técnica de diagnóstico precoz del tumor de páncreas y de la ampolla de Vater --parte en la que desemboca en conducto biliar común--.

Continuó su carrera médica en la Universidad de Lyon (Francia) llegando a trabajar como cirujano en el servicio Pierre Mallet-Guy y como cirujano torácico y cardiocirujano en el servicio Paul Santy y Pierre Marion.

Asimismo, Liotta ha dirigido clínicas e instalado el servicio cardiólogo en muchos hospitales argentinos, además de instaurar la carrera de Medicina en la Universidad de Morón (Buenos Aires), de la que fue rector y vicerrector.

EL PRIMER CORAZÓN ARTIFICIAL

Pero su gran aportación a la historia de la medicina es el corazón artificial. El cirujano iberoamericano desarrolló toda la investigación junto con el también cirujano cardiovascular estadounidense Denton Cooley en el Baylor University College of Medicine, en Houston, Texas (Estados Unidos).

"Fuimos los primeros que instalamos un corazón mecánico ortotópico --colocado dentro del saco pericárdico-- replicando las condiciones de los verdaderos corazones. No hicimos más que imitar eso utilizando los materiales que había en ese entonces. Hacíamos las cámaras ventriculares con Silastic. Ahora evolucionó, hay plásticos muy buenos como el Biospan, un plástico para ser implantado sin rechazos", aseguró el cardiólogo argentino en una reciente entrevista al diario Clarín.

El dispositivo desarrollado por Liotta y Cooley fue implantado por primera vez en una persona el 19 de julio de 1963. Fue el propio cirujano argentino y el doctor Santley Crawford quienes llevaron a cabo este caso clínico cuando, en la referida fecha, implantaron a un paciente la primera bomba sanguínea, a la que nombraron 'Liotta-Crawford'. Dicha bomba sanguínea trabajaba replicando los movimientos del corazón, sístole y diástole, en contraposición a las bombas actuales que son de flujo contínuo y la sangre fluye todo el tiempo.

Sin embargo, la implantación del primer corazón artificial no se produjo hasta abril de 1969 cuando el estadounidense de 47 años Haskell Karp llegó sin función cardíaca a manos de Liotta. El médico asegura que no lo podían desfibrilar. "Le dimos golpes eléctricos pero la anestesia no le hacía efecto. Le abrimos el pecho y le mejoramos la arquitectura del ventrículo izquierdo, removiéndole parte de la pared fibrática", explicaba Liotta a Clarín.

En ese momento, los médicos ingresaron la consola de control del corazón artificial que habían creado previamente. "Removimos su corazón y separamos los ventrículos con una incisión transversal. Para poder sacarlo, seleccionamos la aorta y la arteria pulmonar. Era la primera vez fuera de la autopsia que se hacía algo así", recordaba el cardiocirujano argentino.

El trasplante no tuvo el final esperado, ya que Karp no resistió a la intervención realizada en abril de 1969. Su corazón funcionó bien al principio pero el paciente ya padecía una pleuresía --infección del aparato respiratorio-- y una neumonía fúngica --con hongos-- de la que no le podía salvar ningún antibiótico.

Debido a su buena reputación como cardiólogo, en 1973 Juan Domingo Perón lo nombró secretario de Estado de Salud Pública, cargo bajo el que creó un Sistema Nacional de Salud Pública. Actualmente este destacado cardiólogo es decano de la Escuela de Medicina y Vicerrector de la Universidad de Morón.