31 de agosto de 2009

Dos bomberos mueren en incendios de Los Angeles

Por Mary Milliken

LA CANADA FLINTRIDGE, EEUU (Reuters/EP) - Un voraz incendio que desde hace cinco días avanza por las colinas y los bosques de Los Angeles se cobró el domingo sus primeras víctimas mortales, dos bomberos cuyo vehículo cayó por una pendiente tras salirse del camino.

El incendio arrasó otras 2.832 hectáreas el domingo, elevando a 17.199 hectáreas la superficie total quemada. Las llamas amenazan a 10.000 viviendas y están muy cerca del centro neurálgico de las telecomunicaciones de la región.

Al menos 18 viviendas han resultado destruidas hasta el momento.

El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, regresó tras asistir al funeral del senador Edward Kennedy y luego de visitar el área afectada advirtió a los residentes de que acaten la orden de evacuación por el "muy peligroso" incendio.

Las llamas podían verse extendiéndose unos 24 kilómetros por encima de las densamente pobladas colinas, donde se ordenó la evacuación de unas 2.000 viviendas. Enormes nubes de humo eran visibles desde kilómetros de distancia del lugar del fuego.

Los dos bomberos muertos eran del condado de Los Angeles y habían estado trabajando el domingo por la tarde en el parque Angeles National Fores. Su vehículo se precipitó por una pendiente y ambos servidores públicos fallecieron por el accidente.

Al caer la noche, los bomberos focalizaron sus esfuerzos en Mount Wilson, donde se ubican las torres de transmisión de emisoras de radio y televisión y de servicios de emergencia.

Varios aviones descargaron agua sobre el área, pero el comandante de bomberos Mike Dietrich dijo que el fuego podría alcanzar las torres el domingo a última hora o el lunes temprano.

Más de 2.800 bomberos se encontraban en la zona, algunos provenientes desde lugares tan distantes como Wyoming y Montana, tratando de construir una barrera protectora de más de 160 kilómetros de largo.

Sólo el 5 por ciento del incendio, que comenzó el miércoles sobre la exclusiva comunidad de La Canada Flintridge, se encuentra bajo control, pero las autoridades creen que las altas temperaturas y la baja humedad podría alimentar el fuego.

La causa del incendio está siendo investigada.

"UN INFIERNO"

En el suburbio de La Crescenta las calles estaban prácticamente desiertas el domingo por la tarde, a excepción de unos pocos vecinos que caminaban con sus maletas o algunas pertenencias.

Los hermanos Vince y John Bollier miraban las laderas de los montes frente a la casa de sus padres, donde el fuego sólo dejó montones de ceniza gris.

"La noche pasada fue un infierno", dijo Vince Bollier. "Estuvo cerca, pero no era una amenaza mortal, aunque un montón de gente lo hubiera caracterizado como peligroso", agregó.

Otros cuatro bomberos resultaron heridos y tres civiles sufrieron quemaduras, entre ellos dos con quemaduras graves luego de que trataron de aguantar el incendio metidos en un jacuzzi.

Hasta ahora, quienes combaten el incendio han tenido la fortuna de la ausencia de fuertes vientos, pero muchos de los pastizales y rbustos del área no han ardido en 60 años, el acceso al terreno es dificultosos y la humedad es baja.

Aunque el fuego se ha propagado, muchos propietarios de viviendas que fueron evacuados viernes y sábado regresaron a sus hogares el domingo, tras un ataque al incendio desde el aire con agua y retardantes de fuego que salvó sus casas, muchas de ellas valuadas en millones de dólares.

Schwarzenegger declaró un estado de emergencia en el condado de Los Angeles en respuesta a cuatro incendios en el área.

El domingo, el gobernador dijo que habían ocho "enormes" incendios en todo el estado. En total, 22.257 hectáreas han sido arrasadas por el fuego, indicó el gobernador.

(Con el reporte adicional de Nichola Groom en Los Angeles; editado en español por Hernán García)