22 de agosto de 2016

Dos defensores de DDHH son agredidos cada día en Colombia

Dos defensores de DDHH son agredidos cada día en Colombia
REUTERS

BOGOTÁ, 22 Ago. (Notimérica) -

A las puertas de firmar un acuerdo de paz en Colombia, los índices de asesinatos y agresiones contra defensores de Derechos Humanos siguen subiendo en contraste con el descenso acelerado de las acciones violentas derivadas del conflicto.

Según el registro realizado por el Sistema de Información sobre Agresiones contra Defensores y Defensoras de los Derechos Humanos (SIADDHH) del Programa de la Organización No Gubernamental de Protección a Defensores y Defensoras de Derechos Humanos 'Somos defensores', durante los primeros seis meses de 2016, 314 defensores y defensoras fueron víctimas de algún tipo de agresión que puso en riesgo su vida e integridad y obstaculizó la labor legítima y legal de defensa de los Derechos Humanos en Colombia.

El total de homicidios fue de 35 durante este primer semestre, de los cuales en seis de ellos, las fuentes consultadas confirman que los defensores habían denunciado amenazas antes su asesinato, mientras, en los 29 casos restantes, no se habían denunciado amenazas o no se tiene información sobre las mismas.

La mayoría de estas agresiones se produjeron en el mes de abril con 77 casos, seguido del mes de marzo con 70, mayo con 63, junio con 51, febrero con 42 y finalmente enero con 11 agresiones.

En cuanto al sexo de las víctimas, se conoce que, de los 314 defensores agredidos entre enero y junio en 2016, el 51 por ciento de estos fueron hombres y el 49 por ciento mujeres. Sin embargo, estos ataques disminuyeron un 21 por ciento en relación al mismo periodo de 2015.

Entre enero y junio del pasado año, el SIADDHH reportó 399 defensores agredidos, en cambio, en el mismo periodo en 2016 se han registrado 314 casos.

'Somos defensores' destaca que "en promedio, entre enero y junio de 2016, cada dos días fue agredido un defensor(a) y cada 5 días fue asesinado uno(a) de ellos(as)".

Conocidos estos datos, se hace evidente el aumento de las mujeres víctimas de agresiones por defender los Derechos Humanos, ya que en 2014 el porcentaje de agresiones a mujeres fue del 19 por ciento, en 2015 del 35 por ciento y en 2016 se ha escalado al 49 por ciento del total.

La ONG asegura que "los defensores(as) y líderes indígenas, afros, comunales, campesinos y comunitarios fueron el blanco común de las agresiones en el primer semestre de 2016".

Otro factor es el tipo de violencia, donde el informe refleja que un 74 por ciento se trató de amenazas individuales, un once por ciento homicidios --que se vieron incrementados en un tres por ciento entre 2015 y 2016--, un siete por ciento atentados, un cuatro por ciento detención arbitraria, un tres por ciento uso arbitrario del sistema penal y un uno por ciento hurto de información.

En cuanto a las zonas más afectadas, Cauca y Antioquía han sido los departamentos con un mayor registro de defensores asesinados con siete líderes cada uno, y Santander el departamento que menos casos ha registrado con solamente un caso.

PRESUNTOS RESPONSABLES

El informe ha destacado como a presuntos responsables de estas agresiones en la mayoría de los casos a Paramilitares con 214 casos (68 por ciento), mientras en 67 casos corresponde a Desconocidos (22 por ciento).

Los miembros de fuerzas de seguridad del Estado (Ejército Nacional, Policía, Policía Nacional, Fiscalía, entre otros) aparecen registrados en 32 casos con presunta responsabilidad en las agresiones (10 por ciento). Las guerrillas de las FARC aparecen en un caso con responsabilidad en las agresiones

Esta situación también pone de presente la derivación de los riesgos de los defensores a sus familiares y círculos de amigos más cercanos; dicha situación afecta doblemente a líderes sociales y defensores ya que su actividad es vista como peligrosa para las personas cercanas y en muchas ocasiones genera rechazo social, estigmatización y abandono por parte de familiares y amigos.

Desde la ONG han pedido que "se continúe con la senda de construcción de paz en que nos encontramos comprometidos el movimiento social y de Derechos Humanos, insistimos que la firma de los acuerdos de la Mesa de la Habana con las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas (FARC) y ojalá, la instalación pública de la Mesa de Quito con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), son pasos sustanciales para ello, de ahí que diremos sin dudar: SI en el plebiscito".

También aseguraron que las defensores y defensoras de los Derechos Humanos son una pieza clave, ya que siempre han abogado por una salida negociada al conflicto, además de ser los primeros promotores de la Paz en Colombia.

Para leer más