18 de mayo de 2015

Dos jueces argentinos reducen la pena al abusador de un niño porque es gay

Dos jueces argentinos reducen la pena al abusador de un niño porque es gay
RABIEM22/FLICKR

BUENOS AIRES, 18 May. (Notimérica) -

   Los jueces argentinos Horacio Piombo y Benjamín Sal Llargués redujeron la pena al abusador de un niño de 6 años con los argumentos de que el niño es gay y de que el abuso no fue "tan ultrajante" porque no era la primera vez.

   Piombo y Sal Llargués conforman la Sala Primera de la Cámara de Casación de la provincia de Buenos Aires y redujeron la condena al culpable de haber abusado de un niño casi a la mitad: de 6 años a 3 años y dos meses.

   El fallo de los jueces, que aunque se conoció esta semana se produjo casi un año atrás, fue la respuesta a una apelación de la defensa, que solicitaba la excarcelación del condenado, y si bien no concedieron tal extremo, sin embargo redujeron la pena de manera considerable.

   Los argumentos fundamentales para esta polémica decisión de los jueces fueron dos: "La elección sexual del menor, malgrado la corta edad, ya habría sido hecha", dice el fallo. En otras palabras, los jueces consideran que el niño es homosexual y que, además, esta circunstancia constituye un atenuante al abuso.

   El segundo argumento que los jueces consideraron atenuante es que "estaba habituado a que lo abusen", ya que --como menciona el fallo-- el padre del niño abusó de él con anterioridad.

   En este sentido, el juez Piombo señaló que "lo ultrajante, el agravante, había ocurrido con el padre: ya había sufrido el impacto de lo gravemente ultrajante", en conversación con Radio La Red, a lo que el periodista Luis Novaresio preguntó incrédulo: "¿Usted me está diciendo que es menos grave porque era la segunda vez que era abusado?".

  "El abuso pasó, pero no fue tan ultrajante", fueron las palabras de Piombo.

JUICIO POLÍTICO Y ANTECEDENTES

   No es la primera vez que Piombo y Sal Llargués reducen la pena a un condenado por violar a menores, ya que en 2011 hicieron lo mismo con un pastor evangélico que había abusado de su hija, a la cual dejó embarazada, y otra menor: el hombre había sido condenado a 18 años y los jueces redujeron su pena a 9.

   En aquel entonces, el diputado bonaerense Raúl Pérez inició un pedido de juicio político al considerar que el fallo de los jueces estaba basado en un "razonamiento perverso". El razonamiento era que las niñas pertenecían a un bajo nivel social, donde las relaciones a bajas edades no eran mal vistas.

   El pedido de juicio político de Pérez quedó estancado, aunque hace pocas semanas se abrió la investigación. Ahora, la Fundación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT) ha anunciado que también promoverá otro pedido de juicio político contra los jueces: "No salimos de nuestro estupor", dijo el presidente de la FALGBT, Esteban Paulón.

   Paulón denunció que el fallo "proyecta un mensaje discriminatorio y estigmatizante que nuevamente vincula el abuso sexual con la orientación sexual de las personas, que son dos aspectos que no tienen ninguna relación".

   El juez Piombo se ha defendido diciendo que detrás de esta campaña hay un intento político para desestabilizarlos: "Desde el 2011 estamos sometidos el doctor Sal Llargués y yo para que renunciemos, es un tema político, entonces nos buscan cualquier cosa", dijo al canal de noticias TN.

   Sal Llargués, quien redactó el fallo, se define como "discípulo" de Eugenio Zaffaroni, exjuez de la Corte Suprema y estandarte de la corriente garantista en Argentina. De hecho, ambos pertenecen a la fundación Fundejus, defensores del garantismo --que ellos prefieren llamar finalismo--.