10 de febrero de 2015

Dualidades: Las dos vidas de una persona bipolar

  • Dualidades: Las dos vidas de una persona bipolar
LIZ OBERT

NUEVA YORK, 10 Feb. (Notimérica) -

   Unos 5,7 millones de estadounidenses han sido diagnosticados de trastorno bipolar y, a pesar de las cifras, sigue siendo tratada como un estigma, por eso, la fotógrafa y enferma bipolar Liz Obert, ha creado unas series fotográficas llamadas 'Dualities' ('Dualidades'), para mostrar las dos vidas de una persona bipolar.

   "Como una persona que sufre transtorno bipolar tipo II llevaba una doble vida. Tenía una persona que la gente veía todos los días, y otra que escondía del mundo. Muchos otros que son bipolares y sufren depresión, tenían la misma experiencia", ha explicado Obert, añadiendo que "es importante poner la cara más humana a estos desordenes que afectan a millones de personas".

   En 'Dualities', cada pieza está compuesta de dos fotografías. La primera representa a los individuos cómo prefieren ser vistos, por ejemplo, vestidos para un retrato formal o tocando la guitarra; mientras que la segunda muestra lo que hacen cuando están deprimidos, como echarse en la cama. Debajo de cada fotografía hay un texto escrito por el sujeto sobre la música que escucha, su experiencia o algo que tenga que ver con su estado de ánimo. El resultado son dos imágenes de cada persona, una en su pico más alto y otra, en el más bajo.

   El trastorno bipolar, antes conocido como depresión maniaca, se caracteriza por cambios de estados de ánimo radicales que van de los episodios de manía a los depresivos. La mayoría de sujetos son hospitalizados al menos una vez durante sus vidas. El tipo II es un trastorno bipolar en el que la persona sufre largos períodos de depresión, normalmente intercalados por periodos más cortos de tendencia maniaca.

   Aproximadamente, una de cada cinco personas con desórdenes bipolares comete suicidio. Todos estos desórdenes son extremadamente destructivos para las relaciones personales y el trabajo, aunque la mayoría trata de hacer vida normal.

   "Empecé haciendo fotografías porque quería conocer a los sujetos. Los recibía con café y sólo hablábamos. Es importante establecer una conexión entre el fotógrafo y el fotografiado. Le doy al sujeto el control sobre el sitio. Ellos deciden dónde quieren ser fotografiados y qué estarán haciendo", ha explicado Obert.

   Su primera imagen fue un autorretrato, que Obert describe así: "Aprendí mucho poniéndome la cámara a mí misma. Experimenté un estado de vulnerabilidad. Me forzó a enfrentarme a mi trastorno de una forma que nunca había experimentado. Convertirme en un sujeto, me obligaba a anunciar al mundo que sufría trastorno bipolar tipo II. La sección de escribir fue una gran catarsis, era una forma de describir mis acciones en mis diferentes estados de ánimo".

   La esperanza que alberga Obert para sus series 'Dualities' es que este trabajo reduzca "el estigma de los bipolares y de la depresión". Por eso, Obert pide a todos los espectadores que lo relacionen con un significado de "vida pública y privada", para así conectar "a la gente sin trastornos con las personas que sí los tienen".

LIZ OBERT

LIZ OBERT

TRASTORNO BIPOLAR, EL GRAN DESCONOCIDO

   El trastorno bipolar, también conocido como enfermedad maníaco-depresiva, supone cambios de ánimo inusuales, que varían entre el sentirse muy feliz y animado (manía) a otro estado menos activo e infeliz (depresión). También puede provocar cambios en la energía y el comportamiento, según ha explicado el Instituto Nacional de Salud Mental (NIH, por sus siglas en inglés)

   Sin embargo, no se debe confundir el trastorno bipolar con los altibajos que experimentan todas las personas. Los síntomas bipolares son más potentes y pueden llegar a ser peligrosos. Suelen dañar las relaciones personales y hacen que sea más difícil ir a la escuela o conservar un empleo. En sus casos más límite, el bipolar puede tratar de hacerse daño o suicidarse.

   Cualquier persona puede desarrollar el trastorno, siendo más común durante las últimas etapas de la adolescencia y la edad adulta. Aunque no se conocen las causas exactas, se sabe que es una enfermedad hereditaria y que se debe a algún tipo de anomalía en la estructura del cerebro.

   El trastorno bipolar es difícil de diagnosticar, ya que puede confundirse con otras enfermedades como la demencia o la esquizofrenia. Los bipolares a menudo tienen otros problemas de salud asociados, como el abuso de sustancias, los trastornos de ansiedad, la enfermedad de la tiroides, las enfermedades cardíacas o la obesidad.

   Aunque no tiene cura, el tratamiento para este trastorno mejora mucho los síntomas y la calidad de vida del enfermo. Entre las soluciones, el médico diagnostica a un enfermo bipolar medicamentos, terapia y, en casos extremos, terapia electroconvulsiva o de choque.

LIZ OBERT

LIZ OBERT

LIZ OBERT

RELACIONADAS:

Día Mundial contra el Cáncer: "A nuestro alcance"

Una de cada tres personas prefiere vivir menos que tomar una pastilla al día para el corazón