13 de marzo de 2019

Los ecosistemas costeros sufren por las represas hidroeléctricas río arriba

Los ecosistemas costeros sufren por las represas hidroeléctricas río arriba
TWITTER

MADRID, 13 Mar. (EUROPA PRESS/Notimérica) -

Investigadores de la Institución de Oceanografía Scripps en la Universidad de California (UC) San Diego y UC Riverside, en Estados Unidos, encontraron que las represas de los ríos interiores pueden tener efectos altamente destructivos en la estabilidad y productividad de la costa y los hábitats estuarios, tal y como se informa en un artículo sobre su trabajo publicado este miércoles en 'Science Advances'.

Los científicos analizaron los ecosistemas río abajo de cuatro ríos, dos con embalses y dos sin obstrucciones, en los estados de Sinaloa y Nayarit, en el Pacífico mexicano. Encontraron una dramática recesión costera a lo largo de las desembocaduras de los ríos obstruidos, incluso en ecosistemas vitales como los bosques de manglares, que brindan protección contra tormentas, hábitats de pesca comercial y almacenamiento de carbono subterráneo.

Los ríos que los científicos analizaron corren aproximadamente paralelos entre sí a través de tierras de desarrollo similar, en grandes sistemas de lagunas costeras. Los ríos Santiago y Fuerte tienen represas que proporcionan energía hidroeléctrica a la región, pero retienen el 95% del flujo de estos ríos. Mientras tanto, los ríos San Pedro y Acaponeta son relativamente libres y están intactos, con más del 75% de los ríos sin obstrucciones.

Más de un millón de toneladas de sedimentos quedan atrapados en las represas a lo largo de los ríos Fuerte y Santiago cada año, lo que resulta en una fuerte recesión costera en las desembocaduras de los ríos. Este sedimento normalmente se abriría camino a las desembocaduras de los ríos, donde se acumularía a lo largo de la costa y permitiría que los ecosistemas como los manglares crezcan.

Desde la represa, los ríos Santiago y Fuerte mostraron una pérdida anual de tierras costeras de hasta 21 hectáreas (unos 40 campos de fútbol americano). En contraste, las costas alrededor de los estuarios de los ríos San Pedro y Acaponeta no retrocedieron, sino que se mantuvieron estables o incluso mostraron un crecimiento de sedimentos durante los mismos periodos.

"Procesos similares de represas de ríos y control de los flujos de agua están destruyendo estuarios y costas en muchas partes del mundo", afirma el autor principal del artículo, Exequiel Ezcurra, profesor en UC Riverside y profesor adjunto en Scripps. "A pesar de las enormes implicaciones para la conservación de los ecosistemas, el proceso de degradación de las costas como resultado de las grandes represas no se ha estudiado ni cuantificado con un enfoque comparativo estricto", añade.

MENOS HÁBITATS DE PESCA, PROTECCIÓN COSTERA Y BIODIVERSIDAD

La recesión costera tiene un impacto económico generalizado en la región, incluida la pérdida de hábitats de pesca, la reducción de la protección costera frente a las tormentas, la disminución de la biodiversidad y la pérdida de los medios de vida de los estuarios, así como una mayor liberación de carbono previamente almacenada en los sedimentos costeros. Los científicos calcularon las consecuencias económicas de estas pérdidas en más de 10 millones de dólares anuales, de los cuales 1,3 millones de dólares procedieron del capital natural de la región solo en servicios de pesca.

"Los beneficios de los empleos efímeros generados alrededor de la construcción de la represa deben compararse con los costos a largo plazo que la represa causará a los medios de subsistencia locales", dice el coautor Octavio Aburto-Oropeza, profesor de Scripps.

Además, los botánicos Sula Vanderplank, de la Universidad Estatal de San Diego, y Lorena Villanueva, de UC Riverside, ambas coautoras de este documento, encontraron que esta inestabilidad afecta directamente a la biodiversidad floral de las costas. Los bancos de arena estuarinos de los ríos San Pedro y Acaponeta, sin daños, tuvieron niveles significativamente mayores de riqueza de especies que los ríos Fuerte y Santiago, y muchas de las especies que desaparecen de los estuarios de represas no se encuentran en ningún otro lugar y tienen un alto valor de conservación.

Las presas hidroeléctricas son defendidas como fuentes de energía renovable y alternativas de bajas emisiones a los combustibles fósiles. Sin embargo, los daños que un proyecto hidroeléctrico puede causar en la costa y la parte inferior de las cuencas tropicales, en términos de pérdida de servicios de manglares y productividad de los estuarios, pueden añadir una cantidad significativa a los costos ambientales de una represa, y rara vez se calculan.

"Este estudio arroja luz sobre la necesidad de tener en cuenta los impactos ambientales y económicos de las represas hidroeléctricas en los ecosistemas a lo largo de las costas y cuencas --dice Aburto-Oropeza--. Necesitamos tener en cuenta los efectos que tiene el maldito río arriba en toda la región".

Para leer más