11 de enero de 2008

Ecuador.- El actividad registrada esta semana por el volcán Tungurahua obliga a evacuar a 700 personas

QUITO, 11 Ene. (Reuters/EP) -

El volcán "Garganta de Fuego" de Ecuador escupió nubes de ceniza ayer, obligando a más de 700 personas a abandonar sus casas.

Tungurahua, que significa "Garganta de Fuego" en Quechua, es un volcán situado a 130 kilómetros al sur de la capital del país, Quito. Entró en erupción por última vez en agosto de 2006 y durante esta semana ha estado emitiendo ruidos y echando humo y cenizas.

"Se está pidiendo que se marchen a unas 700 personas", dijo Marcelo Villagomez, el jefe de los servicios de emergencia de la provincia de Chimborazo, que ha recorrido las poblaciones a los pies del volcán animando a los habitantes a evacuar.

"Es una evacuación voluntaria y muchos se niegan a marcharse, lo cual nos preocupa. Yo les hablo del valor de sus vidas", dijo Villagomez. "Puedes sentir aquí la tierra sacudiéndose", subrayó.

En 2006, el volcán escupió cenizas y rocas incandescentes que enterraron varias aldeas cercanas al cráter, provocando la muerte de cuatro personas y obligando a miles a abandonar sus casas.

Volcanólogos locales esperan más actividad de Tungurahua porque se encuentra en la mitad de un ciclo de erupción que comenzó en 1999 después de décadas de inactividad.

El volcán se encuentra a 1,6 kilómetros al sur del complejo turístico de Banos, donde 17.000 residentes fueron evacuados en 1999 después de producirse explosiones sonoras y una columna de humo y cenizas.