7 de septiembre de 2006

Ecuador.- Denuncias de corrupción contra tres magistrados empañan el que fue llamado Tribunal Supremo "ideal" de Ecuador

QUITO, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

Diez meses después de establecerse el actual Tribunal Supremo de Ecuador, al cual se llegó a calificar de "ideal" por considerarse que estaba blindada contra presiones, corrupción e injerencia política, el miércoles se conoció el primer escándalo debido a unas denuncias de corrupción contra tres de sus magistrados.

El caso se remonta al juicio por injurias planteado por Xavier Neira y Miguel Orellana, dirigentes social cristianos, en contra de Renán Borbúa, el mismo que ya fue condenado a 20 días de prisión y una indemnización por daños y perjuicios de cinco millones de dólares (3,9 millones de euros) para el primo del ex mandatario Lucio Gutiérrez.

La sentencia fue apelada y pasó a segunda instancia en la Tercera Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, conformada por los magistrados Alfonso Zambrano Pasquel, Eduardo Franco Loor y José Robayo, según informa el diario local 'Ecuador inmediato'.

Pero Renán Borbúa ha dado a conocer a la opinión pública un video en el cual un hijo de Alfonso Zambrano le pedía 500.000 dólares (39.000 euros) para dictar sentencia a su favor, los cuales se repartirían de la siguiente manera: 200.000 para Zambrano Pasquel, 150.000 para Eduardo Franco y otros 150.000 dólares para José Robayo.

En la grabación también se escucha al hijo del juez asegurar que el caso es "difícil" por las "presiones ejercidas" por el Partido Social Cristiano, y afirma que Miguel Orellana, yerno del ex mandatario León Febres Cordero, entra en el Tribunal como por su casa. El hijo de Zambrano también define la manera en que podían pagarle, no importando el modo.

Una vez dados a conocer los videos, los sospechosos negaron rápidamente los hechos. Por un lado, Zambrano Pasquel dijo no saber nada de los negocios de su hijo y afirmó que tendrá que ser éste el que responda por la grabación. Asimismo, Alfonso Zambrano Vidal señaló que se trata de un montaje.

Por otra parte, los magistrados Franco y Robayo rechazaron la denuncia, asegurando desconocer el hecho, y aseguran que se les quiere involucrar de manera "infame". Además, responsabilizaron de todo a Zambrano Pasquel.

Finalmente, el Tribunal Supremo ha creado una comisión que investigará a los magistrados implicados en el hecho, durante la cual admitirán los testimonios del principal implicado. Mientras tanto, sugirió que toda la Tercera Sala de lo Penal se inhiba de conocer y tramitar procesos hasta que se resuelva el caso.