17 de febrero de 2011

Ecuador.- Un grupo de ecuatorianos con enanismo tiene un gen que evade el cáncer y la diabetes, según un estudio

CHICAGO, 17 Feb. (Reuters/EP) -

Un pequeño grupo de ecuatorianos con una mutación genética que causa enanismo tendría la clave para prevenir el cáncer y la diabetes, dos de las principales causas de muerte en el mundo occidental, según una investigación.

El estudio, que se ha realizado con personas de un pueblo remoto de Ecuador que tienen niveles genéticamente bajos de la hormona del crecimiento, revela que existen pocos casos de cáncer y de diabetes entre ellos, indicó el equipo en la revista médica Science Translational Medicine.

De la investigación se extrae que con los fármacos ya aprobados para bloquear la hormona del crecimiento se podría ayudar a prevenir estas dos enfermedades.

Los investigadores han sido dirigidos por Valter Longo de la University of Southern California y Jaime Guevara-Aguirre, endocrinólogo ecuatoriano. Los estudios se realizaron durante 22 años a los habitantes de una comunidad aislada que tenían el síndrome de Laron, que impide al organismo utilizar la hormona de crecimiento, lo que genera un tamaño corporal muy pequeño.

El equipo investigador evaluó a alrededor de cien personas con el síndrome y a 1.600 parientes de tamaño normal de pueblos cercanos, demostrando que no había casos de diabetes.

Las conclusiones fueron que tan sólo se registró un cáncer no letal entre las personas con el síndrome de Laron y que entre sus familiares de las personas objeto de estudio, alrededor del 5 por ciento desarrolló diabetes y el 17 por ciento, cáncer.

Por este motivo, los investigadores creen que los niveles bajos de la hormona de crecimiento jugaron un papel clave, dado que ambos grupos vivían en ambientes similares y tenían factores genéticos de riesgo parecidos.

En el estudio, el equipo examinó la sangre de pacientes con el síndrome de Laron y halló dos diferencias. Su ADN estaba protegido contra los agentes causantes del cáncer y el organismo rápidamente eliminaba cualquier célula dañada antes de que pudiera desarrollarse como cáncer.

Los expertos también hallaron que las personas en el grupo con el síndrome de Laron tenían mayores niveles de sensibilidad a la insulina, lo que explicaría cómo resisten a la diabetes, más allá de ciertos niveles altos de sobrepeso y obesidad.

Por último, Valter Longo dijo que el estudio sugiere que emplear medicamentos para reducir los niveles elevados de hormona de crecimiento podría ayudar a reducir de estas dos enfermedades.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) autorizó fármacos que bloquean la actividad de la hormona de crecimiento en humanos para tratar la acromegalia, una condición relacionada con el gigantismo.

"Dado que están aprobadas por la FDA, hay esperanza de que el proceso de evaluación de estas medicinas sea mucho más rápido", añadió Longo.