11 de enero de 2008

Ecuador.- El Instituto Geofísico espera una fuerte explosión en el volcán Tungurahua en los andes de Ecuador

QUITO, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Instituto Geofísico de Ecuador espera una fuerte explosión del volcán Tungurahua mientras continúan los fuertes "cañonazos" y emisiones de ceniza en las últimas 24 horas, por lo que las autoridades de la zona están coordinando planes de contingencia y la evacuación de efectivos y pobladores, indicó el alcalde de Penipe, Juan Salazar.

"Lo que estamos viendo en el volcán es muy similar a las semanas o a los día previos a la erupción de julio del año 2006, de tal manera que hay un probabilidad alta" de que eso se vuelva a repetir, indicó el director de Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica, Hugo Yépez.

Situado a unos 165 kilómetros al sur de Quito, en la cordillera Oriental de los Andes, al sur de la provincia de Ambato, el también conocido como 'El gigante negro', registra cadenas de explosiones de entre 20 y 30 a la hora en sus momentos más activos. Esto es resultado de la salida de gases internos que provoca columnas de ceniza que se desplazan según el viento.

"Lo que está sucediendo ahora en el volcán es producto de una nueva fase de actividad alta, producto de la inyección de magma, de nuevo material magmático, de nueva roca fundida, desde profundidades mayores, hasta un reservorio interno que lo detectamos y vimos más o menos desde principios de octubre y de ahí ese nuevo magma rico en gases ha ido madurando y abriendo su camino, de tal manera que desde el 29 de noviembre hemos notado claramente que esta actividad incrementada se sostiene", expuso Yepes en una entrevista concedida a Radio Quito.

El director del Instituto Geofísico apreció que los niveles que se registran estos días son parecidos a los del mes de julio de 2006, cuando se produjeron fenómenos similares que se repitieron a mediados de agosto de 2007. "No habíamos vuelto a ver esto sino hasta el 29 de diciembre cuando se disparó esta actividad", aclaró.

Yepes indicó que en la madrugada de hoy las condiciones meteorológicas favorables permitieron ver el cono del volcán así como material incandescente en el borde del cráter y "bloques rodando por los flancos del mismo hasta unos 800 metros".

Por su parte, el alcalde del cantón Penipe, declaró en la emisora radio Democracia que "el pueblo está un poco más consciente, no diría tranquilo, de lo que tiene que hacer" desde la fuerte explosión de 2006 que produjo numerosas pérdidas humanas y económicas.