28 de febrero de 2007

Ecuador.- La investigación determina que el accidente en el que murió la ministra de Defensa se debió a un error humano

QUITO, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Junta Especial de Investigación del accidente de helicóptero en el que murió la ministra ecuatoriana de Defensa, Guadalupe Larriva, su hija de 16 años y cinco militares el pasado 24 de enero ha determinado que el siniestro se debió a un error humano, por lo que ha descartado el sabotaje o fallos de tipo técnico.

Así lo confirmó al diario local 'El Comercio' el presidente de la Junta, Leonardo Barreiro, quien aseguró que los comisionados, incluidos expertos de Francia, Chile, Venezuela y Ecuador, terminaron el trabajo la semana pasada.

Hace 15 días, la Junta ya afirmó que la hipótesis del sabotaje quedaba descartada. Sin embargo, uno de los miembros de la Comisión que pidió no revelar su identidad informó que además del fallo humano de uno de los pilotos que dirigía uno de los helicópteros, se determinó que hubo agravantes, concretamente que en las operaciones "no se respetaron los procedimientos de vuelo".

Eso está incluido en el informe técnico que ha sido firmado por la mayoría de especialistas nacionales e internacionales, el cual sólo establece hechos y circunstancias del accidente. Además, detalla cronológicamente lo ocurrido, así como los aspectos técnicos.

Pero el miembro de la Comisión aseguró que no se establecen responsabilidades de ningún tipo en el documento, que además incluye una relación de las actividades que llevó a cabo la ex ministra de Defensa el día de su muerte.

Larriva viajó ese día a Manabí para participar en la celebración por la creación de la Aviación del Ejército. Junto con su hija y el Alto Mando de las Fuerzas Armadas, presenció un ejercicio de tiro en el cerro de Montecristi.

En el simulacro participaron los helicópteros Gazelle, que contaban con el sistema NVG, que es un instrumento con visores nocturnos para que los pilotos puedan volar en la oscuridad. Este aparato fue colocado en 2001 para potenciar las aeronaves de guerra.

Al finalizar los ejercicios, los Gazelle E-343 y E-360 fueron usados para trasladar a Larriva y a su hija a la Base de Manta. A dos kilómetros del lugar, las aeronaves chocaron entre sí. Eran las 20.19 horas (2.19 en España) del 24 de enero.

SUSPENDIDOS EN EL AIRE

Según conoció el diario 'El Comercio' extraoficialmente, los helicópteros tuvieron que detener el vuelo y suspenderse en el aire, hasta que un avión de Ícaro despegara de la Base de Manta. Esta versión es similar a la que comunicó la Comisión de Fiscalización del Congreso Nacional.

El diputado Luis Almeida, presidente de esta comisión, sostuvo que en las grabaciones entre la torre de control y los pilotos de los helicópteros se confirmó la existencia de ese vuelo. Una cinta registra la conversación de un minuto antes del accidente, y en ella se escucha que uno de los pilotos contesta: 'Lo veo...'. "Y de pronto quedó en silencio", explicó el legislador.

Supuestamente, cuando los dos aparatos se encontraban suspendidos en el aire, el helicóptero donde viajaban Richard Jurado (piloto), Byron Zurita (copiloto) y el teniente coronel Marco Gortaire, jefe del Grupo de Helicópteros 43 de la Aviación del Ejército, chocó contra la otra nave. En ésta se encontraban Larriva, su hija Claudia, el piloto Hugo Acosta y el copiloto Luis Herrera.

La Junta Especial de Investigación del accidente tiene previsto presentar su informe mañana, jueves, al Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas. Según Barreiro, después esta dependencia lo trasladará al Ministerio de Defensa y, posteriormente, al Palacio de Carondelet, sede del Ejecutivo. "El Presidente tendrá que decidir cuándo se hace público el informe. Mientras tanto, nosotros no podemos emitir otros comentarios", añadió.

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, estuvo presente ayer en la ceremonia recordatoria de la Batalla de Tarqui en la Escuela Superior Militar Eloy Alfaro, donde informó que la Junta había terminado su investigación, pero tampoco dio mayores detalles sobre informe.

Correa sólo indicó que "la comisión internacional presentará en los próximos días al país su evaluación". Además, explicó que luego se conformará una junta evaluadora, "básicamente civil", para establecer las responsabilidades del caso para que con las leyes militares se juzgue en función de los procedimientos de las Fuerzas Armadas por supuestas omisiones que se cometieron en el accidente".