31 de enero de 2007

Ecuador.- La policía refuerza la seguridad en las inmediaciones del Congreso tras los violentos incidentes de ayer

QUITO, 31 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las inmediaciones del Congreso ecuatoriano amanecieron hoy fuertemente vigiladas por efectivos de la Policía Nacional, mientras que la seguridad dentro del edificio del que fuera el Banco Central fue reforzada después de los incidentes de ayer, cuando grupos políticos tomaron la Cámara para pedir la convocatoria de una Asamblea Constituyente.

Entre los manifestantes se encuentran campesinos, indígenas, militantes de diferentes partidos políticos, ciudadanos, miembros de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, e inclusive un grupo de trabajadores de la empresa eléctrica, todos ellos simpatizantes del presidente del país, Rafael Correa.

La policía no pudo controlar los ánimos de los manifestantes en los alrededores del Congreso, quienes rompieron el cerco policial y entraron violentamente para presionar a los parlamentarios --quienes tuvieron que abandonar el recinto antes de que llegara la protesta-- para que devuelvan el tema de la consulta popular al Tribunal Supremo Electoral (TSE).

A primeras horas de esta mañana (por la tarde en España), la Secretaría del Congreso estaba pasando lista de los legisladores que iban llegando y el orden del día fue modificado para incluir en el cuarto punto el debate sobre una posible convocatoria de referéndum. Previamente, entre otros asuntos, se tratarán las reformas constitucionales impulsadas desde el Parlamento.

Los efectivos policiales encargados del operativo de seguridad explicaron que las instrucciones para hoy son las mismas que recibieron ayer: mantener una actitud prudente ante las marchas y si éstas se vuelven violentas, proceder a disolverlas, según informa el diario local 'Ecuador inmediato'.

Según subrayaron, la Policía Nacional no trabaja de una manera "agresiva sino progresiva", ya que indicaron que si las manifestaciones son pacíficas no hay por qué disolverlas de manera inmediata, pero que si se vuelven violentas, "se actuará y se disolverá".

Pese a que varios legisladores aseguraron que se mantendría el mismo orden del día previsto, éste ha sido modificado, dejando como cuarto y último punto el análisis de la solicitud del Tribunal Electoral respecto a la convocatoria del referéndum para formar una Asamblea Constituyente.