28 de marzo de 2012

EEUU.- Aministía Internacional denuncia violaciones de los derechos de inmigrantes e indígenas en la frontera con México

MADRID, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

La organización no gubernamental Amnistía Internacional ha denunciado este miércoles, en un nuevo informe, que las medidas de control migratorio aplicadas por las autoridades estadounidenses están afectando de forma desproporcionada a los latinos y las comunidades indígenas que viven a lo largo de la frontera de México con Estados Unidos.

El informe destaca los fallos sistemáticos de las autoridades federales, estatales y locales para hacer cumplir las leyes de inmigración sobre la base de la no discriminación.

"Estados Unidos no está cumpliendo con sus obligaciones de respetar los derechos de los inmigrantes a la vida, permitir el acceso a la justicia para los supervivientes de crímenes-- especialmente en mujeres y niños-- y reconocer los derechos de cruzar la frontera de las comunidades indígenas", detalla el documento.

De acuerdo con las cifras oficiales, entre 14.500 y 17.500 personas son víctimas del tráfico de personas hacia Estados Unidos cada año ya sea por trabajo o por explotación sexual. Sin embargo, la organización denuncia que los fallos del sistema no permiten identificar a los inmigrantes que sobreviven a estas experiencias para que sean eximidos de ser detenidos por delitos de inmigración o deportados.

De las 5.000 visados disponibles cada año para los supervivientes del tráfico de personas, solo se utiliza el seis por ciento, ha detallado Amnistía Internacional.

Justin Mazzola, un investigador de Amnistía Internacional y autor principal del informe, ha dicho que "la cultura alrededor de la inmigración en Estados Unidos ha creado una tormenta perfecta en la que los supervivientes del tráfico de personas y de otros delitos son, cada vez más, vistos como criminales y no como víctimas".

"Al mismo tiempo muy pocas personas deciden denunciar esos delitos pues consideran que la Policía es incapaz y no tiene la voluntad de ayudar", ha agregado.

Según la organización, las medidas de control migratorio ponen cada vez más en riesgo el derecho a la vida de los individuos cuando cruzan la frontera.

"Las políticas internacionales de Estados Unidos cambian intencionadamente las rutas tradicionales de la inmigración hacia los terrenos más hostiles en el suroeste de Estados Unidos, incluyendo trayectos a través de desiertos, ríos y montañas", indica el estudio. Desde 1998 hasta 2008, han muerto unos 5.287 inmigrantes mientras trataban de cruzar la frontera entre Estados Unidos y México.

ABUSOS A INDÍGENAS

El informe señala, además, que las comunidades indígenas son especialmente vulnerables a la discriminación y otros abusos derivados de las políticas anti inmigración. Las personas indígenas, cuyos territorios tradicionales y comunidades culturales se extienden en la frontera entre Estados Unidos y México y que necesitan cruzarla frecuentemente, son de forma habitual intimidados y acosados por los agentes fronterizos por hablar poco español o inglés y por tener solamente documentos de identificación tribales, ha denunciado Amnistía Internacional.

La organización ha urgido al Gobierno estadounidense a que suspenda todos los programas de inmigración a la espera de una revisión del Departamento de Seguridad Interior.

También ha solicitado que apruebe una legislación que garantice un acceso equitativo a la justicia y la protección para supervivientes de crímenes y que respete y facilite el uso de documentos de identificación indígenas y otros papeles para viajar a través de las fronteras.

La organización ha insistido, además, en que el Gobierno estadounidense asegure, como algo prioritario, que las políticas y prácticas fronterizas no tengan como efecto directo o indirecto la muerte de los inmigrantes.