20 de abril de 2006

EEUU.- Detenido en Las Vegas un hispano-cubano presuntamente implicado en secuestro de empresarios españoles en Georgia

Las autoridades judiciales españolas disponen de 45 días para solicitar su extradición

MADRID, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Policía estadounidense ha detenido en la ciudad de Las Vegas, estado de Nevada al oeste del país, a un hispano-cubano presuntamente implicado en el secuestro en Georgia en 2000 de los empresarios españoles José Antonio Tremiño y el ya fallecido Francisco Rodríguez Cabal, informó hoy la Dirección General de la Policía (DGP).

El 30 de noviembre de 2000 Tremiño, joyero, y Rodríguez, exportador de maderas que falleció de cáncer en 2004, fueron secuestrados en la capital georgiana, Tiflis, y liberados un año y 8 días después tras el pago de un rescate por sus familias de cerca de 100 millones de pesetas (600.000 euros).

El detenido es Arnaldo Orta Luzardo, de 44 años, natural de San Miguel de Padrón (Cuba) y sobre el que pesaba una orden de detención internacional con fines de extradición dictada por el Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional por su supuesta implicación en el secuestro de los dos industriales españoles.

Según informó hoy la DGP en un comunicado, Orta Luzardo fue localizado a primeros de año en Puerto Rico, desde donde viajó a Nueva York y finalmente a Las Vegas, donde el pasado lunes día 17 fue arrestado por agentes de la Policía estadounidense.

Su arresto ha sido posible gracias a la cooperación policial desarrollada por la Oficina Central Nacional Interpol-España con representantes de la Oficina Federal de Investigaciones estadounidense (FBI) para determinar su paradero. Las autoridades judiciales españoles disponen ahora de 45 días para solicitar formalmente la extradición de Orta Luzardo a las autoridades estadounidenses.

SECUESTRADOS DE CAMINO AL AEROPUERTO

Tremiño y Rodríguez fueron secuestrados cinco días después de su llegada a Georgia. Arnaldo Orta era la persona encargada de acompañarles desde el Hotel London, donde se alojaban en Tiflis, hasta el aeropuerto. Sin embargo, no cumplió con su cometido porque, según dijo, se quedó dormido y a los dos empresarios les acompañó un teniente coronel de la Policía de Georgia, que era a su vez empleado de Arnaldo Orta en la empresa Geomadera.

Fue durante su traslado al aeropuerto cuando se produjo el secuestro, cuidadosamente estudiado como prueba el hecho de que pasaron inadvertidos ante numerosos controles de policía existentes entre el hotel y el aeropuerto.

Los empresarios españoles permanecieron secuestrados hasta el 8 de diciembre de 2001. Según señala la DGP, Orta desempeñó una labor de mediación infructuosa entre los secuestradores y las familias de los rehenes, pero acabó desapareciendo sin dar explicación alguna.

Con anterioridad al secuestro, Orta, que por entonces se hacía llamar Alejandro Marcoso "Alex", había mantenido relaciones comerciales a través de las empresas Wold Trade Center y Geomadera con uno de los empresarios secuestrados. Estos contactos dieron lugar a una creciente enemistad, dado los malos resultados económicos obtenidos en Ucrania, derivados al parecer de la mala gestión de Orta.