30 de diciembre de 2010

EEUU/Haití.- Liberado uno de los estadounidenses acusados de secuestrar niños tras el terremoto de Haití

PUERTO PRÍNCIPE, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

Paul Waggoner, uno de los voluntarios estadounidenses acusados de secuestrar niños durante la caótica situación que vivió Haití tras el terremoto del 12 de enero, ha sido puesto en libertad por un tribunal de ese país, al observar diversas contradicciones en las declaraciones realizadas por los padres del menor de quince meses que supuestamente capturó el norteamericano.

"Tan pronto como dijeron que había sido liberado tuve un 'shock'. No podía creerlo porque ya había anochecido y normalmente nada sucede en este país después de que desaparezca el sol", dijo Waggoner a la cadena estadounidense CNN.

A su salida de prisión, Waggoner fue trasladado a un centro médico para someterse a un examen que confirmara su buen estado de salud, tras pasar 18 días recluido en la Penitenciaría Nacional de Puerto Príncipe, una de las más "peligrosas", según informó la ONG Gestión de Materiales del Cuerpo de Socorro (MMRC, por sus siglas en inglés), con la que cooperaba el estadounidense.

Ahora, el voluntario podrá regresar a Estados Unidos, ya que ha sido puesto en libertad sin cargos debido a las contradicciones que el tribunal haitiano ha detectado en las declaraciones realizadas por los padres del niño. Waggoner asegura que el menor falleció en un hospital de la capital en el mes de febrero.

Según el testimonio del estadounidense, el bebé ingresó muy enfermo en el Hospital de la Comunidad Haitiana, ubicado en el barrio capitalino de Petionville, donde murió y fue incinerado porque los padres no acudieron a recoger el cuerpo. Además, éstos le habrían amenazado con denunciarle por secuestro si no les pagaba cierta cantidad de dinero.

Esta versión ha sido respaldada por varios trabajadores del centro sanitario. Uno de ellos apuntó que incluso pudo ver cómo el padre observó durante varios minutos el cuerpo inerte de su hijo, esperando a que respirara. En la misma línea, uno de los guardias de seguridad aseguró que él mismo recordó al hombre que tendría que volver a recoger los restos mortales del niño.

No obstante, los padres insisten en que fueron ellos quienes entregaron el bebé a Waggoner, y no un ciudadano anónimo, y que éste le secuestró, puesto que desde entonces no han vuelto a saber nada más del niño.

Interrogado sobre las posibilidades de que vuelva a Haití, el estadounidense indicó que le encantaría continuar con la labor iniciada por MMRC, aunque lamentó que la llegada de voluntarios internacionales al país caribeño seguramente se frenará después de lo sucedido en su caso. "Si algunos están pensando en no venir, deberían desechar la idea y hacerlo", agregó.