26 de septiembre de 2014

Imputado un policía estadounidense por disparar sin motivo a un hombre negro desarmado en Carolina del Sur

WASHINGTON, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

Sean M. Groubert, el agente de la Policía estatal de Columbia, en Carolina del sur, ha sido imputado por disparar en cuatro ocasiones y sin motivo aparente a Levar Edward Jones, un conductor negro desarmado al que había pedido la documentación de su vehículo en una gasolinera.

En la vista del proceso judicial celebrada este miércoles, la acusación ha exhibido el vídeo en el que se ve la secuencia de los hechos grabada por la cámara del salpicadero del vehículo de Policía. El vídeo muestra cómo el agente Groubert pide a Jones, que está fuera de su vehículo, que le entregue la documentación del mismo. Cuando el joven se adentra en el vehículo para coger los papeles, el agente se aproxima y le dispara en cuatro ocasiones.

"¡Sólo he cogido mi licencia!¡Dijiste que cogiera mi licencia!", grita a Jones a Groubert, tras recibir los cuatro disparos. Groubert, de 31 años, ha sido despedido por su actuación y se enfrenta a más de 20 años de prisión por un delito de "agresión con naturaleza agravada".

El conductor, de 35 años, se recupera de las heridas después de recibir tratamiento hospitalario por el disparo recibido en la cadera, según ha informado un portavoz de su abogado J. Todd Rutherford.

Este suceso ha tenido lugar en el marco de la polémica desatada por la muerte el pasado 9 de agosto de Michael Brown, un joven negro desarmado que murió por los disparos de un agente blanco.

El director del Departamento de Seguridad Pública de Carolina del Sur, Leroy Smith, que también es negro, ha asegurado que el contenido de la grabación le está "perturbando" pero cree "que este caso ha sido un incidente aislado en el que el señor Groubert reaccionó ante una amenaza que percibió donde no la había".

Smith ha asegurado en un comunicado que el agente empleó una fuerza "injustificada" en su actuación. El Departamento de Seguridad Pública, por su parte, ha comunicado que "por razones que llegado a este punto sólo puede expresar Groubert, disparó su arma de servicio en múltiples ocasiones mientras gritaba repetidamente a Jone que "saliera del coche"".

Groubert ha sido puesto en libertad bajo fianza de 75.000 dólares (59.000 euros) a la espera del juicio.