21 de septiembre de 2009

EEUU-El intento de repetir el juicio de Ibar sigue avanzando aunque no haya huellas de otro sospechoso, dice asociación

MADRID, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

El proceso legal iniciado para que se repita el juicio a Pablo Ibar, el hispano estadounidense condenado en el año 2000 a la pena de muerte en el Estado de Florida, "sigue avanzando" y "no es determinante" que las huellas dactilares de un segundo sospechoso no coincidan con las recogidas en el escenario del crimen, ha advertido hoy la Asociación contra la Pena de Muerte 'Pablo Ibar'.

El portavoz de la asociación, Andrés Krakenberger, ha recordado que la "batalla principal" que libra la defensa de Ibar se centra en conseguir la anulación del juicio que le condenó a la pena capital, bajo el argumento de que no se respetaron los derechos constitucionales de Ibar, que no tuvo acceso a una asistencia letrada efectiva.

Este intento de anulación del juicio se vio alterado en marzo pasado por el testimonio en un programa de televisión de una persona que aseguró que el preso William Ortiz, de 37 años, le confesó haber matado en 1994 al dueño de un local nocturno, Casmir Sucharsky, y a dos modelos, Sharon Anderson y Marie Rogers, cuyos asesinatos se imputaron a Ibar.

Este testimonio, que fue incluso una sorpresa para la defensa de Ibar, motivó que su abogado actual, Benjamin Waxman, solicitara con éxito al juez que se cotejara el ADN y las huellas dactilares de Ortiz con los recogidos en el escenario del crimen, que no coinciden con los del español.

El pasado 18 de septiembre se conoció que las huellas encontradas en el escenario del crimen no se corresponden con las de Ortiz, lo que "no es determinante" para la intención de Ibar de que se repita su juicio, ya que el Estado de Florida "siempre ha afirmado" que los asesinos usaron guantes, como se ve de forma no muy nítida en las imágenes grabadas por una cámara de seguridad, declaró Krakenberger a Europa Press.

El juez que lleva el caso decidió aparcar el asunto principal (la cuestión de que no se respetaron los derechos constitucionales de Ibar) hasta que no se resolviera la posible implicación de Ortiz en los hechos. Ahora procede efectuar el cotejo del ADN de un pelo y sudor contenidos en una sudadera hallada en el escenario del crimen, a lo que Ortiz se podría negar, alertó Krakenberger, para quien el resultado del cotejo del ADN tampoco será determinante para lograr que se repita el juicio de Ibar.

Cuando concluya todo lo relativo a la posible implicación de Ortiz en el caso, el juez retomará la cuestión sobre si se violaron los derechos constitucionales de Ibar, tal y como alega su defensa.

La asociación recuerda que el primer juicio de Ibar se interrumpió en dos ocasiones porque el abogado que se le asignó tuvo problemas personales y de salud que no le permitieron concentrarse adecuadamente en el caso. El propio letrado reconoció posteriormente las carencias de su defensa.

Entre otras cuestiones, no procuró la asistencia de un experto de identificación facial para establecer la imposibilidad de identificar a Ibar como uno de los autores del crimen basándose exclusivamente en la grabación de videovigilancia ni supo aprovechar el hecho de que ni el ADN ni las huellas de Ibar coinciden con las recogidas en el escenario del crimen.

La Asociación contra la Pena de Muerte 'Pablo Ibar' no sólo busca un juicio justo para él sino que persigue el establecimiento de medidas que garanticen una defensa letrada efectiva y de calidad para condenados a muerte en el extranjero o personas involucradas en procesos legales de los que se pueda derivar una pena capital.

En el caso concreto de Ibar, se ha movilizado y lo sigue haciendo para buscar financiación que ayude a costear la actual defensa del español, quien opta a conseguir un máximo de 60.000 euros por parte del Gobierno español a través de un concurso convocado recientemente.