22 de junio de 2013

Un jurado recomienda pena de muerte a dos infantes de marina que mataron a un sargento y su esposa

LOS ÁNGELES, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un jurado de California ha recomendado la pena de muerte para dos infantes de marina de Estados Unidos que mataron a un sargento, un joven soldado veterano de la guerra de Irak, y a su esposa después de haberla violado brutalmente.

Tyrone Miller, 25 años, y Emrys John, de 23, fueron condenados a principios de este mes por el salvaje ataque que perpetraron en 2008 sobre la pareja, que se había casado recientemente

Los fiscales apuntaron a Miller como autor intelectual del crimen, mientras que John fue quien efectuó los disparos que acabaron con la vida del sargento Ene Pietrzak, de 24 años, y de su esposa Quiana

Jenkins-Pietrzak, de 26, cuando ambos se encontraban en su casa del condado de Riverside.

El jurado pidió cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional para un tercer atacante, Kevin Cox, de 25 años, según informa The New York Post.

Los tres son ex Marines y habían trabajado con Ene Pietrzak durante su permanencia en Camp Pendleton, de acuerdo con la información ofrecida por CBS News.

La madre del sargento dijo que todavía está obsesionado por cómo murió su hijo. "No es sólo que murieron", dijo Henryka Varga; "es la forma en que murieron".

Según la información del Post, los atacantes habían planeado un robo, cuando irrumpieron en la casa de la pareja, dijeron los fiscales. Uno de los acusados, Kevin Cox, dijo a los investigadores que el timbre sonó dos veces a la una de la madrugada.

Ello hizo que el sargento Pietrzak se levantara para desactivar la alarma y llegara a la puerta, de acuerdo con la CBS. Entonces, los acusados comenzaron a golpearlo y después lo ataron, por lo que se vio obligado a ver cómo violaban a su esposa.

Según mantiene el vicefiscal de distrito, Daniel Delimon, fue Emrys John, de 23 años, el que disparó contra las dos víctimas con una pistola de 9 milímetros.

Los cuerpos de las víctimas fueron encontrados en su casa, que fue saqueada, varias horas más tarde. Jenkins-Pietrzak estaba desnuda y había sido atada, mientras su marido había sido amordazado con un calcetín.

Jenkins-Pietrzak era consejero en un programa local de cuidado infantil. La pareja sólo llevaba casada dos meses, de acuerdo con el diario Los Angeles Times.

Uno de los acusados, Tyrone Miller, dijo que él estaba enojado con Pietrzak porque el sargento le dijo que él no tenía ninguna posibilidad de ascender.

Miller, John, y Cox serán sentenciados a finales de este verano, mientras que un cuarto atacante, Kesaun Cedrón Sykes, está en espera de juicio.