21 de diciembre de 2012

El número de ejecuciones sigue cayendo en EEUU al igual que el número de estados donde se aplica

NUEVA YORK, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

El número de ejecuciones y de estados donde se aplica la pena de muerte sigue cayendo. Así, el año pasado se ejecutó a 43 personas en un total de nueve estados, la cifra más baja, junto con el año anterior, desde el pico que se alcanzó en 1999 y que supone un 56 por ciento menos que entonces.

Estos son algunos de los datos publicados esta semana por el Centro de Información sobre la Pena de Muerte (DPIC, por sus siglas en inglés). Según este organismo, el número de estados en los que se llevaron a cabo ejecuciones, nueve, iguala el número más bajo en 20 años.

Además, en la actualidad, más de la mitad de los 50 estados (29) han prohibido ya la pena de muerte o no han llevado a cabo ejecuciones en los últimos cinco años.

Por otra parte, el número de condenas a muerte en 2012 también el más bajo desde que la pena capital fue reinstaurada en 1976 por el Tribunal Supremo. Así, 78 personas recibieron pena de muerte en sus condenas en 2012, un 75 por ciento menos que las 315 sentencias en este sentido que hubo en 1996.

Según el DPIC, muchos de los estados donde se aplica la pena de muerte con frecuencia no han emitido nuevas condenas o no han llevado a cabo ejecuciones en 2012. En concreto, el centro destaca los casos de Carolina del Norte, Carolina del Sur y Virginia --estado por detrás de Texas en el número total de ejecuciones desde 1976--. Tampoco ha habido ejecuciones en Alabama, Georgia, Luisiana o Misuri.

"La pena capital se está volviendo marginal y sin sentido en la mayoría del país", ha subrayado el director ejecutivo del DPIC y autor del último informe, Richard Dieter.

"En 2012, hay menos estados que tienen la pena de muerte, menos que aplicaron ejecuciones y las condenas a muerte y ejecuciones están limitadas a un puñado de estados", ha destacado. En su opinión, "es muy probable que más estados aborden la cuestión de la pena de muerte y la rechacen en los próximos años".

Este año, solo cuatro estados --Texas, Oklahoma, Mississippi y Arizona-- fueron los responsables de más de tres cuartas partes de las ejecuciones en todo el país. Lo mismo ocurrió con las condenas a muerte, el 65 por ciento de las cuales que se impusieron en cuatro estados --Florida, California, Texas y Alabama--.

Por otra parte, Connecticut se sumó este año a los estados que han abolido la pena de muerte, después de que Illinois lo hiciera en 2011. En total en los últimos cinco años ha habido cinco estados que han renunciado a la pena capital, los dos citados y Nueva York, Nueva Jersey y Nuevo México. No obstante, una mayoría de estados, 33, sigue teniendo contemplada la pena capital en su legislación, si bien en muchos casos no se aplica.

En California, el referéndum celebrado el 6 de noviembre sobre la pena de muerte no salió adelante. El 48 por ciento de los californianos se mostraron a favor de abolir la pena capital en este estado, en el que no ha habido ejecuciones desde hace casi siete años. El DPIC destaca que el respaldo fue significativo ya que en la consulta celebrada en 1978 solo votaron a favor de suprimir la pena capital el 29 por ciento.