23 de septiembre de 2015

EEUU protesta ante la subida del precio de un fármaco para el sida en un 5.500%

NUEVA YORK, 23 Sep. (Notimérica) -

Por todo el mundo es conocido que el negocio de las farmacéuticas es muy rentable y produce grandes beneficios a los que participan de él pero, como en casi todo, hay un límite establecido y parece ser que en esta ocasión el límite se ha superado en, concretamente, un 5.500 por ciento.

La sociedad estadounidense está completamente indignada ante la escandalosa subida de un medicamento llamado 'Daraprim'( Pirimetamina en su forma genérica) que ha pasado de costar 13,50 dólares a, de la noche a la mañana, 750 dólares, según ha informado el 'New York Times'.

El medicamento sirve para combatir la toxoplasmosis, que es una infección parasitaria que afecta especialmente a pacientes inmunodeprimidos, con lo cual, los enfermos de sida son especialmente vulnerables.

EL MUNDO DE LA MEDICINA, INDIGNADO.

Muchas son las personalidades que han alzado la voz ante esta subida. La candidata a la nominación demócrata para la lucha por la Casa Blanca, Hillary Clinton, ha calificado de "intolerable" este aumento del precio.

La activista y bloguera Parker Molloy aseguraba que "hay un sitio en el infierno para gente como Martin Shkreli".

Por su parte, la doctora Judith Aberg, jefa de la división de enfermedades infecciosas de la Escuela de Medicina de Icahn en el hospital Monte Sinaí, se preguntaba: "¿Qué es lo que están haciendo de manera diferente? ¿Qué ha llevado a este aumento dramático?".

Además, la doctora Aberg se mostró preocupada por que este aumento de precios pueda obligar a los hospitales a utilizar "terapias alternativas que pueden no tener la misma eficacia", según declaró al 'New York Times'.

La presión ha conseguido que Shkreli rebaje el precio del medicamento "hasta el punto de que sea asequible y permita a la compañía sacar beneficios, aunque sean pequeños".

UN JOVEN CEO, EL RESPONSABLE DE LA IDEA.

Martin Shkreli, CEO de la empresa farmacéutica Turing Pharmaceuticals, ha sido el responsable de este aumento que ha escandalizado a propios y extraños.

Lo más sorprendente es que, además de justificar la subida del precio del fármaco, Shkreli ha respondido a las críticas con insultos y arrogancia a través de las redes sociales.

"Es una gran decisión de negocio que beneficia a nuestros accionistas. No espero que gente como tú sea capaz de entenderlo", le respondió Shkreli a un periodista que le preguntó el porqué de este ascenso del precio en la red social Twitter. "Eres un gilipollas", añadió después el joven CEO.

Shkreli, que es fundador y director ejecutivo de Turing Pharmaceuticals, a pesar de su juventud tiene un amplio historial de triunfos y descaro en su corta trayectoria laboral.

Comenzó con 20 años en MSMB Capital, una empresa de fondos de cobertura. En 2011 entró a trabajar en Retrophin, una empresa que adquiría viejos medicamentos y elevaba sus precios.

Un año después fue despedido por, según la empresa, utilizar Retrophin para sufragar las deudas que debía a los participantes enojados de su propio fondo de inversiones y, a causa de esto, comenzó un fuerte litigio en el que Shkreli reclama hasta 25 millones de dólares en indemnizaciones a la empresa.

Shkreli ha justificado el aumento del precio argumentando en su cuenta de Reddit que "se trataba de un medicamento extrañamente barato, y ahora tiene un precio parecido al de sus semejantes".

NO ES UN CASO AISLADO.

En los últimos años numerosos medicamentos han aumentado sus precios, especialmente los fármacos que combaten el cáncer, la hepatitis C y el colesterol alto, medicamentos que, en muchos casos, son de suma importancia en los tratamientos para estas enfermedades.

La Cicloserina, que es un fármaco para tratar la tuberculosis multirresistente, es un buen ejemplo, ya que pasó de costar 500 dólares por 30 pastillas, a valer 10.800 dólares por el mismo número de pastillas tras ser adquirido el medicamento por Rodelis Terapéutica.

Según asegura el 'New York Times', dos congresistas estadounidenses escribieron a la farmacéutica Valeant Pharmaceuticals para recriminarle el que hubiera subido el precio de dos medicamentos para el corazón, Isuprel y Nitropress, y les subieran los precios en un 525 por ciento y en un 212 por ciento, respectivamente.

La botella de Doxiciclina, que es un antibiótico, pasó de costar 20 dólares en octubre de 2013, a valer 1.849 dólares en abril de 2014.